Por la Dra. María Verónica Andrade, Médica (MN 104.440), especialista en Pediatria y Cardiologia Infantil, del staff de CRENYF.

La primera semana de agosto, en más de 170 países se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, días en los que se fomenta la lactancia materna o natural con el fin de mejorar la salud de los bebés de todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, luego la introducción de alimentos apropiados para la edad y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Además está demostrado que ayuda a prevenir enfermedades: disminuye en un 15%- 30% el riesgo de padecer obesidad, en un 40% el riesgo de padecer Diabetes tipo II, y el padecimiento de enfermedades como la leucemia o linfomas en un 15% a 20% (cuando la lactancia materna es por más de 6 meses).

La leche materna tiene propiedades inigualables. Posee un efecto inmunomodulador ante enfermedades inflamatorias del intestino, interviene en el neurodesarrollo del bebé y favorece una mejor visión ya que posee Omega 3 y 6 que forman parte de los componentes de las membranas celulares de las neuronas. Por otra parte, evita el riesgo de muerte súbita en un 36 %, independientemente de la posición al dormir, y disminuye los riesgos de enfermedades del tracto respiratorio y las Otitis media aguda en más de un 60%. En los niños prematuros se observa una menor incidencia de sepsis y enterocolitis necrotizante, intolerancia digestiva, incidencia de retinopatía del prematuro y síndrome metabólico en la adolescencia.

Dar de mamar es mucho más que dar alimento: es dar amor, seguridad, placer y compañía. La lactancia crea un vínculo de maravillosas posibilidades entre madre e hijo, una relación de amor, de enriquecimiento mutuo ya que es un canal de diálogo entre ambos. La relación que se da con el amamantamiento es muy gratificante: el bebé estimula a su mamá despertando en ella sentimientos y respuestas insospechadas y otro tanto ocurre con la estimulación sensorial, afectiva, psicomotriz que la madre provee al niño cuando lo amamanta. Por otra parte, la experiencia amorosa implícita es tan gratificante que la madre modifica sin mayor esfuerzo su necesidad de tiempo personal para dar un lugar a las necesidades del hijo, se siente agradecida de poder satisfacerlo. De aquí parte la necesidad de incorporar el concepto de que la crianza significa “no relojes”. La lactancia es a libre demanda: el bebé pide y la mamá le da, darle a un chico lo que necesita no es malcriar, es llenar sus necesidades y carencias.

De acuerdo al último estudio de Situación de la Lactancia Materna en Argentina, que data de 2011, el 60% de los bebes de 2 meses de edad recibe lactancia materna exclusiva mientras que el porcentaje se reduce a apenas un 30% para los de 6 meses de edad. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...