Una nueva técnica, con tratamientos que estimulan el sistema inmunológico, es la esperanza para combatir el cáncer.

Hace muchos años se trabaja sobre la idea de abordar la lucha contra el cáncer mediante agentes dirigidos a regular el sistema inmune. A lo largo de las décadas ese concepto y su realización práctica fueron pasando por numerosas etapas, entre las cuáles se los descartó por considerarlos inviables. Sin embargo, en los últimos años, este abordaje ha tomado un nuevo impulso y es actualmente motivo de numerosos estudios clínicos, dedicándole gran cantidad de sesiones en reuniones científicas, llegando cada vez a mejores avances.

Si bien la evolución de cada tipo de cáncer es variable, dependiendo también del huésped, se estima que con este proceso se consigue que el cáncer disminuya a largo plazo hasta un 80% para quien tiene linfoma de Hodgkin, una quinta parte para los pacientes de cáncer de pulmón y un tercio para los que tienen melanoma. Otros cánceres siguen en estudio, pero se puede adelantar que en todos los casos los resultados son altamente positivos.

Como es sabido, el cáncer es un conjunto de enfermedades complejas que pueden presentarse en cualquier órgano o tejido. Durante el proceso de gestación de la enfermedad las células sanas se transforman en células malignas, ya que no responden a los estímulos normales de muerte celular y se “inmortalizan”, creciendo y multiplicándose alocadamente.

Estas células son capaces de evadir los mecanismos por los cuales el organismo las reconocería como extrañas, logran “disfrazarse” de células sanas y hasta colonizan tejidos distintos a aquél en el que se originaron (metástasis), logrando desconcertar al sistema inmune para que no las ataque. Estos delicados mecanismos biológicos son regulados por receptores ubicados en las membranas celulares que son, cada vez más, motivo de estudio por considerarse la clave para desentrañar la posibilidad de controlar a estas células malignas.

La función del Sistema Inmunológico es la de defender al organismo del ataque de estructuras extrañas como bacterias, virus, y células dañadas o mutadas como son las malignas o cancerosas. Gracias a los linfocitos T, responsables de reconocer y destruir a las células cancerosas, el cuerpo actúa para mantenerse sano. Los linfocitos T pueden ser activados mediante determinadas circunstancias, o bien, en ciertos casos existe un freno que impide su ataque a las células cancerosas. Si se logra bloquear ese freno, las células inmunológicas actúan mejor contra las células tumorales.

La inmunoterapia constituye un conjunto de estrategias destinadas a actuar sobre el sistema inmune. Trabaja de dos maneras: estimulándolo cuando no responde adecuadamente al ataque de agentes externos que son agresivos para el organismo porque se encuentra deprimido o bien regulándolo cuando reacciona exacerbadamente contra las propias células sanas del organismo, como ocurre en las enfermedades denominadas autoinmunes.

La terapia con oligoelementos es responsable, a través de distintos caminos bioquímicos y moleculares científicamente demostrados, de modular los mecanismos involucrados en la respuesta del Sistema Inmune.

Cabe destacar lo mucho que ha avanzado la medicina en los últimos años y cómo se ha triplicado la esperanza de vida desde los años 70 para las personas que sufren esta patología. Actualmente la razón por la cual cada vez se diagnostican más casos es que la población tiene un mayor promedio vida y no sigue hábitos saludables para la prevención.

Ante este panorama, vale la pena abrir un poco el espectro y ver qué es lo que está haciendo la comunidad médica al respecto. Según la agencia EFE, la inmunoterapia tumoral, que permite que sea el sistema inmune quien combata el cáncer, es ya un estándar en los tratamientos de melanoma y lo será también para combatir otros tipos de cáncer.

La inmunoterapia tumoral ha evolucionado, pasó de ser una perspectiva prometedora a una realidad para el control de distintas patologías tumorales, aún en las más agresivas y resistentes. Se espera que en la proximidad se pueda dilucidar si, a través de este tratamiento, puede desarrollarse también una cura definitiva.

Sin duda, una buena noticia que pone de manifiesto la inmensa fortaleza de nuestro cuerpo y la necesidad de mantener un sistema inmunológico fuerte, llevando una vida sana con hábitos diarios saludables.

Asesoraron: Dr. Ernesto Crescenti (MN: 50.776), médico, investigador y Director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”. Acerca del Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti: Centro médico dedicado a la atención, diagnóstico y tratamiento de pacientes con cáncer y pacientes con enfermedades en las cuales se presentan alteraciones del sistema inmunológico.

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...