Adultos Mayores 58

Ser abuelo

No existe un manual que asegure ser un buen abuelo. Ni hay fórmulas infalibles. Cada nieto es distinto y cada abuelo también. Ser abuelo es un oficio que se aprende al ejercerlo y es el nieto quien dirá si uno es buen abuelo o no.

De la redacción de tvsana

No existe un manual que asegure ser un buen abuelo. Ni hay fórmulas infalibles. Cada nieto es distinto y cada abuelo también. Ser abuelo es un oficio que se aprende al ejercerlo y es el nieto quien dirá si uno es buen abuelo o no.  

Difícil que uno encuentre un manual que incluya consejos para ser un buen abuelo. Ni en las grandes librerías, ni en las humildes tiendas de textos usados. No existe tal libro. Por una sencilla razón: nadie tiene la fórmula, sólo su experiencia como abuelo, su propia vivencia. Y todos los nietos son distintos. No les gustan las mismas cosas a cada uno de ellos. Un nieto es especial, diferente del resto. Afortunadamente. Por lo tanto las recetas no funcionan. Podrá haber funcionado determinada teoría o plan, de un determinado abuelo, sobre un determinado nieto. Pero nada más. En las relaciones humanas -la que mantienen un abuelo y un nieto es una de ellas- no siempre que mezclamos dos cucharadas de cacao y una de azúcar en un vaso de leche fría dan por resultado una rica leche chocolatada. Cada abuelo va aprendiendo durante el ejercicio de su función, cuántas cucharadas de cacao necesita echarle a la relación con su nieto, cuántas de azúcar, y si hace falta revolver mucho o      poco.

La relación del abuelo con el nieto se va forjando a medida que se construye. Ambos van aprendiendo con el correr del tiempo. El abuelo le enseña mucho al nieto, pero también el nieto le enseña mucho al abuelo. Es un dar y recibir constante que ambas partes agradecen implícita o explícitamente. En este aspecto, el abuelo mantiene cierta ventaja, ya que pasó por una función similar, cuando ejerció como padre, y conoce, más o menos, como es el asunto, cómo proceder. Claro que los hijos son distintos a los nietos, que los abuelos no tienen ya la energía ni la paciencia de cuando fueron padres; pero también es cierto que la experiencia de haber criado hijos, les marcó ciertas pautas como para establecer un punto de partida sólido para ejercer con éxito el nuevo rol que les plantea la vida.

Las generaciones cambian y tampoco es igual un nieto de hoy a uno de veinte o treinta años atrás. El mundo cambió demasiado y velozmente, como para que este tipo de relaciones se plantee siempre igual. Los chicos del siglo XXI son distintos, ni mejores ni peores, distintos. Tienen otra formación, otro acceso a las cosas, distintas demandas… Y dentro de las mismas generaciones, cada chico de cada familia tiene una problemática diferente. Eso sí, las más efectivas armas que dispone el abuelo, para desempeñar con éxito su misión, son siempre las mismas: el afecto, el cariño, la paciencia, la dedicación, la voluntad…

Comentar

Registrate y Obtené Beneficios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...