Adultos Mayores 26

¿Cuándo se acaba la juventud?

Llegar a la tercera edad es un mérito y como tal debe interpretarse y vivirse. La juventud está en el alma y no en una cara planchada de experiencia y años.

De la redacción de tvsana

Llegar a la tercera edad es un mérito y como tal debe interpretarse y vivirse así.  La juventud está en el alma y no en una cara planchada de experiencia y años.

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos… Eso es inexorable e irreversible y que lo diga una canción, hace más poética la frase, nada más. Pero la vida es un soplo, pasa la niñez, la adolescencia, la juventud. Nos convertimos en padres, tíos, abuelos y las etapas del paso por la tierra se hacen fugaces. Pasan volando los veinte, los treinta, los cuarenta y  así llegan los cincuenta, con mermas físicas; los sesenta, con mayor deterioro; los setenta; los ochenta, y con cada paso, surgen mil fórmulas de rejuvenecimiento, algunas naturales, otras artificiales y con bisturí en la mano. ¿Está bien ir contra natura? ¿Vale la pena? ¿Es lógico? Las respuestas están en cada uno.

Lo concreto es que llegar a los 50 años, a los 60, a los 70, a los 80 o a los 90, no es un regalo de nadie (en todo caso, de Dios).  Se lo ganó cada uno con su estilo de vida y debería ser un orgullo, ya que, en cierto modo, es un premio alcanzar ese punto de la vida por más que la sociedad actual, cada día más utilitaria, tienda a descartar del sistema a quienes llama “viejos”, en definitiva, a los abuelos. “Viejo es el viento, y aún sigue soplando”, solía responder el boxeador panameño Mano de Piedra Durán, muy famoso en los años 80, cuando lo interrogaban acerca de si a los treintipico de años no estaba «demasiado grande» para calzarse guantes, un pantalón corto y subir al ring.

Cada uno anda por la vida con una valija, que a medida que crece la va llenando con vivencias, historias, afectos, encuentros, desencuentros, momentos buenos, momentos malos… A los veinte, esa valija está casi vacía, pero a la edad que el pelo se pone blanco, o directamente va desapareciendo, la valija va completando su capacidad y pesa, cuesta llevarla. Porque incluye todo aquello, que no es otra cosa que la experiencia. Un bien, uno que no se compra ni se alquila, se acumula con el tiempo. Y eso tiene un valor imposible de calcular en los mercados. ¿Y qué otra cosa que experiencia son las arrugas? ¿Por qué borrarlas, entonces? ¿Para qué?  La verdadera juventud no está en la cara planchada, en el estiramiento; la verdadera juventud está en el alma y se expresa en el cotidiano proceder. Con alegría, entusiasmo, buen humor… Por lo tanto, no hay paso del tiempo que pueda con la juventud del alma, la verdadera, la que no se mide.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...