Asesoró Lorena Cirigliano, médica especialista en medicina interna (MN 133.404).

Son varias las razones para estar anticoagulado, entre las principales se pueden mencionar la existencia de un tipo de arritmia, por tener un reemplazo de válvula cardíaca, presentar una trombosis u otras, para evitar el riesgo de padecer un accidente isquémico vascular o un tromboembolismo pulmonar.

Existen diferentes medicamentos para lograr la anticoagulación adecuada, generalmente se inicia con inyecciones y luego se pasa a medicación oral. Algunas medicaciones orales requieren controles de sangre más seguidos para asegurarse de estar en el rango de anticoagulación buscado, mientras que otras no requieren extracciones con tanta frecuencia para su control. En todos los casos se debe tener un seguimiento estricto por el hematólogo.

La anticoagulación se inicia para prevenir o tratar enfermedades importantes y graves, pero toda medicación tiene sus efectos adversos y entre su riesgo más importante se encuentra el sangrado, ya que es una droga que interviene en el proceso de hemostasia.

El riesgo de sangrado puede ser mayor o menor según cada paciente, es una variable que el médico tendrá en cuenta y realizara un score antes de comenzar el tratamiento para evaluar riesgo/beneficio o contraindicaciones para iniciar la anticoagulación. El anticoagulado debe hablar con su médico de cabecera y con su hematólogo para estar atento a las manifestaciones de sangrado que puedan aparecer y saber cuándo es necesario consultar en una guardia. Además generalmente se les da un número de contacto de emergencia para poder consultar ante cada caso.

Es muy importante evitar caídas y golpearse (sobre todo la cabeza) ya que cualquier trauma, aunque parezca menor, puede generar una importante hemorragia. Por eso ante un golpe en la cabeza debe acudir a la guardia de manera inmediata. Además hay que estar atentos en no aumentar el riesgo de sangrado usando otros medicamentos que interactúen y puedan interferir con los anticoagulantes orales, como analgésicos, antibióticos y otros, por eso es importante no auto medicarse, usar drogas recetadas solamente y cuando sea necesario usar algún remedio avisar de esto al hematólogo y hacerse un control anterior al planeado.

Sus médicos le darán lineamientos de medicamentos permitidos, como por ejemplo que para el dolor es mejor usar paracetamol y no se puede usar aspirina o ibuprofeno, y hasta le recomendaran cuidados con la dieta como evitar o no comer verduras de hojas y brócoli de manera abundante ya que pueden intervenir con el metabolismo de las drogas anticoagulantes.

El sangrado digestivo es uno de los tipos de sangrado que pueden presentarse, por esto a todos los pacientes que comienzan la terapia anticoagulante habitualmente se les da un protector gástrico tipo omeprazol.

Entonces, en resumen, como en las mayorías de las decisiones todo tiene su riesgo y su beneficio, cuando se determine que el beneficio es mayor al riesgo se iniciará el tratamiento que es fundamental para evitar o tratar enfermedades graves, sin embargo, es muy importante conocer los riesgos, consecuencias y tener pautas de alarma para poder manejarse de una forma rápida ante los diferentes eventos que puedan presentarse.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...