Especialidades Médicas 26

La epilepsia y sus causas

No todas las convulsiones corresponden a una epilepsia. Una enfermedad, genética en muchos casos, de la cual nadie está exento y que abarca más de cuarenta variantes diferentes.

De la redacción de tvsana

No todas las convulsiones corresponden a una epilepsia. Esta es una enfermedad, genética en muchos casos, de la cual nadie está exento y que abarca más de cuarenta variantes diferentes.

El término epilepsia se presta a la confusión. No porque su significado resulte ambiguo, sino por la utilización indiscriminada que suele hacerse de esta palabra. La epilepsia es una enfermedad crónica, caracterizada por uno o varios trastornos neurológicos que deja una predisposición en el cerebro para generar convulsiones recurrentes, las que, llegado el caso, pueden dar lugar a consecuencias neurobiológicas, cognitivas y psicológicas. Por lo tanto, no todas las personas que padecen una convulsión son -o deberían ser- diagnosticadas con epilepsia. Puede suceder que se produzca esta reacción por niveles bajos de azúcar en la sangre de un individuo o por una fiebre muy alta en un niño y no tratarse de una epilepsia.

Para obtener este diagnóstico, es necesario que la persona (adulto o niño) presente un cuadro con al menos dos episodios de crisis epilépticas o episodios que entre uno y otro no se registren causas identificables, por ejemplo, una inflamación aguda, una descarga eléctrica o envenenamiento, tumores o hemorragias intracraneales. Una convulsión, o crisis epiléptica, es una situación súbita y de duración corta, caracterizada por una anormal y excesiva actividad neuronal en el cerebro. Estas crisis suelen ser transitorias, con o sin disminución del nivel de consciencia, movimientos convulsivos y otras manifestaciones clínicas.

¿Qué factores provocan la epilepsia? Muchos. Una epilepsia puede originarse en lesiones de carácter cerebral, del tipo que sea: traumatismos, secuelas de meningitis, tumores. Sin embargo, en varias situaciones, no existe lesión previa, sino, únicamente una predisposición genética a padecer las crisis mencionadas. Cuando no se advierte una causa genética o traumática clara, la patología se identifica como Epilepsia idiopática, donde los genes juegan un papel de modulación del riesgo de que ocurra un episodio. Por lo tanto, para establecer si un paciente es epiléptico, se requiere conocer sus antecedentes personales y familiares, y por lo general, esto se corrobora mediante un electroencefalograma, entre otros estudios a realizar.

Existen más de cuarenta tipos diferentes de epilepsias. Y nadie está exento a contraerla, desde los adultos, por origen genético, hasta  los niños de apenas un mes de vida, pasando por los chicos y los adolescentes; cada uno con sus tipificaciones y características propias. En la mayoría de los casos, las epilepsias de la infancia se curan en la pubertad. En cambio, cuando esta enfermedad se debe a una lesión claramente visible y esa lesión es eliminada quirúrgicamente, se reduce la intensidad y frecuencia o bien, en muchos casos, se cura definitivamente. En otros casos, esto no resulta posible, por diversas razones, entonces se recurre a tratamientos mediante fármacos, con el objetivo de eliminar esos ataques.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...