28

Deportes en la tercera edad

El paso del tiempo nos quita cualidades atléticas, pero no impide que sigamos haciendo deportes y sigamos disfrutando de la vida.

De la redacción de tvsana

El paso del tiempo nos quita cualidades atléticas, pero no impide que sigamos haciendo deportes y sigamos disfrutando de la vida.

Al medida que llegan los años de la tercera edad, se van yendo -irremediablemente- condiciones atléticas que nos acompañaron durante toda la vida. Merma la elasticidad, la resistencia, la fuerza. Y esto, sin dudas, gravita en nuestro espíritu, en nuestra mente. Uno se resiste a aceptar que le cuesta un esfuerzo doble hacer lo mismo que tiempo antes le salía con sencillez y naturalidad. De todos modos, no es cuestión de resignarse y entregarse, porque el cuerpo ya no responde como respondía.

La tercera edad, o la “abuelidad”, podríamos decir, es un estado maravilloso. Una etapa diferente, ni mejor, ni peor que otras, diferente. Y la actividad física se puede seguir desarrollando. Debe seguir desarrollándose. Hay mil maneras de disfrutar la nueva era en un contexto de deporte y vida sana. Claro está, adaptando las exigencias y los tiempos a las nuevas condiciones, al entorno que nos toca. Jugar al tenis, con los amigos de siempre, o al paddle. El golf, que relaja y despeja. Trotar, correr o caminar, de acuerdo con los gustos y las posibilidades de cada uno, es otra buena opción. Como cumplir ciertas rutinas de gimnasio. La natación, por supuesto. O muchas actividades recreativas más. Todo ayuda. Todo suma. Todo coopera, de la mano de una buena alimentación, para disfrutar y gozar de una salud fuerte.

Por otro lado, la práctica de deportes -el que fuere- nos mantiene vigentes y activos en el círculo social. Una arista a tener muy en cuenta, cuando, por ejemplo, uno pierde a su mujer o a su marido, y siente que el mundo se le vino abajo. Allí juegan un papel determinante los afectos: la familia y los amigos. Y encontrarse con ellos y compartir actividades ayuda a la reinserción social plena y propicia la posibilidad de iniciar nuevas relaciones.

Asumir los años (la edad) es saber adaptarse a la nueva etapa que llamamos “abuelidad”. Y de este modo, veremos con naturalidad la perdida de algunas condiciones atléticas que tuvimos y que ya no volverán, y descubriremos nuevas cualidades, en algunos casos desconocidas, que nos permitirán disfrutar el deporte desde otro ángulo. Porque el paso del tiempo hace mella en el físico, no hay Dios que lo impida, pero no tiene por qué afectar el espíritu o la mente. Uno no pierde la capacidad de disfrutar. Esa condición no tiene fecha de vencimiento.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...