31

¿Qué es una colección subdural crónica?

Se trata de un hematoma provocado por un golpe en el cráneo que provoca la ruptura de venas que corren por la superficie del cerebro. Según el caso, existen diversos tratamientos, que incluyen las intervenciones quirúrgicas.

De la redacción de tvsana

Se trata de un hematoma provocado por un golpe en el cráneo que provoca la ruptura de venas que corren por la superficie del cerebro. Según el caso, existen diversos tratamientos, que incluyen las intervenciones quirúrgicas.

Se llama hematoma subdural crónico a la acumulación de sangre vieja y de productos de su propia descomposición, localizada entre la superficie del cerebro y su capa más exterior (duramadre). Este hematoma se desarrolla cuando las diminutas venas que corren por el lugar descripto, se rompen y dejan escapar sangre, en la mayoría de los casos, como consecuencia de un traumatismo craneal leve, es decir, un golpe en la cabeza.

Los síntomas que se presentan en la persona, dependen del tamaño del hematoma, y también, sobre qué lugar del cerebro ejerza presión ese hematoma. En este sentido lo habitual es que el individuo sufra confusión o coma, disminución de la memoria, dificultad para hablar o deglutir o, incluso para caminar, somnolencia, dolores de cabeza, crisis epiléptica, debilidad o insensibilidad en los brazos, piernas o en la cara. Los hematomas subdurales crónicos, generalmente no sanan por sí mismos con el tiempo. A menudo, requieren una cirugía, especialmente cuando hay problemas neurológicos, convulsiones o dolores de cabeza permanentes. Algunos hematomas subdurales crónicos reaparecen después del drenado de la sangre y se probablemente hagan falta nuevas intervenciones quirúrgicas. Y no habría que descartar la posibilidad que este problema, ocasionado por un golpe, acarree complicaciones, como daño cerebral constante, síntomas persistentes, ansiedad, confusión, dificultad para poner atención, mareos, dolor de cabeza, pérdida de la memoria, convulsiones.

Cada hematoma subdural crónico puede tratarse. Y al tratarse, el objetivo es controlar los síntomas y minimizar o prevenir un daño cerebral permanente. Los anticonvulsivos, como carbamazepina, lamotrigina o levetiracetam, pueden utilizarse para controlar o prevenir las convulsiones. Se puede requerir cirugía, lo cual involucraría la realización de pequeñas perforaciones en el cráneo, con la intención de aliviar la presión del hematoma y permitir el drenaje de la sangre y los líquidos acumulados, como resultado del rompimiento de las venas. También es posible que sea necesario extraer los hematomas grandes o los coágulos sanguíneos sólidos a través de una abertura más grande en el cráneo, técnica que se denomina craneotomía. Pero, podría darse el caso, que los hematomas que no causen síntomas no requieran tratamiento.

Fuente: Medicine Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.

 

Comentar

Registrate y Obtené Beneficios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...