Los investigadores encontraron que las mujeres que comían muchos alimentos fritos también tenían otros problemas que podrían afectar a la salud de su corazón.

El pollo frito, las papas fritas y las milanesas quizá sean deliciosos, pero darse el gusto de comer esos alimentos con regularidad podría resultar letal, advierte un estudio reciente.

Las mujeres que comen más de una porción a la semana de pollo frito o pescado frito tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y muerte, informan unos investigadores.

«En general, encontramos que el consumo total de comida frita se relaciona con un mayor riesgo de muerte por todas las causas, y además de muerte por enfermedad cardiovascular», señaló el investigador sénior, el Dr. Wei Bao, profesor asistente de epidemiología en el Colegio de Salud Pública de la Universidad de Iowa.

Los resultados no son sorprendentes, «dada la asociación entre la comida frita y el aumento de peso y la obesidad, además de la elevación del colesterol y los triglicéridos», comentó el Dr. Guy Mintz, que no participó en el estudio. Mintz es director de salud cardiovascular y lipidología en el Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York.

«Unas malas decisiones conducen a unos malos resultados. Tenemos la oportunidad de ayudarnos a vivir unas vidas más sanas y más largas mediante cambios en el estilo de vida», enfatizó Mintz. «Ha llegado el momento de que reconozcamos lo que comemos y de que nos demos cuenta de que nuestras elecciones dietéticas tienen consecuencias».

En el estudio, Bao y sus colaboradores utilizaron datos de la Iniciativa de salud de las mujeres, un longevo estudio con financiación federal que se enfocó en la enfermedad cardiaca, el cáncer y otros problemas de la salud en las mujeres postmenopáusicas.

Se indagó sobre las dietas y otros problemas de salud de casi 107,000 mujeres de 50 a 79 años de edad. Esas mujeres se inscribieron en el estudio entre 1993 y 1998, y los investigadores las siguieron hasta febrero de 2017.

En esas dos décadas, 31,588 mujeres fallecieron, lo que incluyó 9,320 muertes relacionadas con el corazón, 8,358 muertes por cáncer, y 13,880 muertes por otras causas.

Los investigadores encontraron que las mujeres que comían muchos alimentos fritos también tenían otros problemas que podrían afectar a la salud de su corazón, apuntó Mintz.

El tercio de las participantes que comían una o más comidas fritas por semana eran obesas, al igual que un 44 por ciento de las pacientes que consumían más de una comida con alimentos fritos por día, anotó Mintz.

«Más de la mitad de esas pacientes hacían menos ejercicio que los 150 minutos recomendados a la semana», siguió Mintz. Alrededor del 40 por ciento de las pacientes eran exfumadoras.

Pero incluso después de que los investigadores controlaran esos factores de riesgo, la comida frita se asoció de forma independiente con un riesgo más alto de muerte.

Las mujeres que comían una o más porciones al día tenían un riesgo un 8 por ciento más alto de morir, en comparación con las que no comían comida frita. Una o más porciones de pollo frito al día se vincularon con un aumento del 13 por ciento en el riesgo de muerte por cualquier causa, y con un riesgo un 12 por ciento más alto de muerte relacionada con el corazón. Consumir una o más porciones de pescado o marisco frito al día se vinculó con un aumento del 7 por ciento en el riesgo de muerte por cualquier causa, y con un riesgo un 13 por ciento más alto de muerte relacionada con el corazón. Los investigadores no encontraron evidencias que vincularan la comida frita con un aumento en el riesgo de muerte por cáncer, y el estudio no probó un vínculo causal entre los alimentos fritos y una muerte precoz.

Los hallazgos se publicaron el 23 de enero en la revista BMJ.

Aunque el estudio se enfocó en las mujeres, Bao dijo que es muy probable que los hombres se vean afectados de forma similar por una dieta con abundantes alimentos fritos.

Es probable que la obesidad tenga un rol en el aumento del riesgo de morir, planteó. Las mujeres que comían comida frita con regularidad tenían una ingesta calórica diaria mucho más alta que las que no comían alimentos fritos.

Pero otros factores también podrían tener un rol, señaló Bao.

Las personas de España con frecuencia comen alimentos fritos, pero un estudio anterior encontró que la comida frita no se asociaba con un mayor riesgo de muerte en ese país, anotó.

Los amantes españoles de la comida frita usan regularmente el aceite de oliva para freír, y lo más frecuente es que cocinen su comida frita en su propia cocina, explicó Bao. En comparación, las personas de Estados Unidos tienden a comer comida frita de restaurantes, donde con frecuencia se cocina en freidoras con aceite de cacahuate o de canola.

Mientras tanto, las personas no deben subestimar el efecto que una ingesta alta de grasa tiene en la salud cardiaca, comentó el Dr. Satjit Bhusri, cardiólogo en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Bhusri no participó en el estudio.

«Los ataques cardiacos ocurren debido a que las placas de colesterol se acumulan en las arterias coronarias», dijo Bhusri. «Consumir grasas de la comida frita tiene un impacto directo en la carga de esta enfermedad. La ruptura de una placa de colesterol provoca un ataque cardiaco».

«Este estudio enfatiza que es una certeza que la comida frita y la grasa tienen una relación directa con la enfermedad cardiaca», añadió.

fuente: https://www.debate.com.mx/salud

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...