Dra. Beatriz Literat, MN 50294, Médica Sexóloga Clínica y Ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Salud y Estética

Aunque hemos avanzado mucho en el conocimiento de la sexualidad y en la difusión de sus aspectos científicos, aún existen mujeres y hombres que no entienden el orgasmo femenino. Solo así se explican los resultados de investigaciones que mencionan que la anorgasmia podría afectar al 35% de las mujeres de cualquier edad, que alrededor del 50% solamente pueden lograrlo solas, que aproximadamente el 57% lo consiguen durante las relaciones heterosexuales, que el 60% finge con frecuencia para no decepcionar a su pareja y que cerca del 24% refiere que lo consigue solamente a veces ya que no soportan la sensación y deben detener el juego amoroso.

Se ha escrito extensamente acerca de la respuesta sexual humana, desde los fundamentos médico-sexólogicos y desde la visión psicólogica, tratando de explicar esta función fisiológica tan importante para la reproducción, el equilibrio emocional de la mujer y su autoestima. También hemos hecho énfasis en el protagonismo de una vida sexual equitativa para la creación del apego y continuidad de las parejas y en la necesidad de preservar la salud sexual como una importante contribución a la salud integral de las personas.

Hoy día, tanto las mujeres como los hombres que padecen dificultades en su sexualidad, ya no dudan en acudir a una consulta sexológica en busca de soluciones.

Desde el punto de vista de la fertilidad, hay estudios que demostraron que durante el clímax femenino, generalmente producido por el reflejo clitorídeo, las contracciones que se producen en las paredes vaginales y en el cuello uterino, facilitan el pasaje de los espermatozoides al interior de la cavidad uterina, (si bien éstos tienen su propia movilidad) y contribuyen a dirigirlos hacia las trompas donde se encuentra el óvulo, para que se produzca la fecundación. Pero mucho antes del orgasmo propiamente dicho, las fantasías y juegos sexuales, que estimulan el sistema nervioso, el aparato cardiovascular, el sistema endocrino y muscular de las mujeres y de los hombres, tienen un efecto extraordinario sobre los tejidos en su totalidad, ya que, entre otras acciones, aumentan el aporte de oxígeno a las células, condición indispensable para optimizar la función procreativa. Esto no significa que sin orgasmo, las probabilidades de concebir disminuyan drásticamente, sino que son las etapas de la respuesta sexual previas al orgasmo, las que adecuan fisiológicamente al aparato reproductor y optimizan su capacidad fértil, gracias a los diversos fluidos que se segregan en la vagina, en el cuello uterino y en todo el trayecto del espermatozoide.

Los especialistas en fertilidad coinciden en sugerir a las parejas que buscan embarazarse, que mantengan una actividad sexual dinámica, con énfasis, tanto en los días fértiles, como en los días previos a la ovulación, como una manera de “mantener a punto el sistema”, sexual y procreativamente, lo cual favorece la eficiencia reproductiva. Se cree que la actividad sexual previa a los días de la ovulación, puede acelerar y optimizar este proceso.

La neuroendocrinología y la clínica sexológica nos explican que durante el clímax se producen cambios positivos en el cerebro de las mujeres y que la sensación orgásmica resulta del encuentro de varios componentes comandados por el cerebro (Sistema límbico, Hipotálamo), el reflejo neuromuscular del clítoris y estructuras vecinas, la congestión de los tejidos como consecuencia de aflujo sanguíneo durante la excitación, el estímulo cutáneo generado por las caricias en todo el cuerpo y en la totalidad de la zona genital (no simplemente en el interior de la vagina) y, lo más importante, el significado que la propia mujer le asigna a sus sensaciones y su disposición a permitirse ser receptiva a las mismas, mientras las asocia alegremente a sus propias fantasías. Todo ello, siempre y cuando no se sienta reprimida, limitada o condicionada por una pareja que de algún modo obstaculice su expresión sexual y personal.

¿Cuánto de esto es conocido por las mujeres y sus parejas?

Afortunadamente cada vez más mujeres en el mundo se animan a reclamar y ejercer sus derechos y necesidades sexuales y cada vez más hombres entienden y se deleitan con la magia de una sexualidad armoniosa, en la cual ambos ganan. Ha llegado el momento de dejar de lado las creencias erróneas para contribuir a que el antiguo y machista monólogo sexual, a veces sostenido hasta por la propia mujer, se convierta en un equitativo diálogo íntimo y culmine en el placer para ambos.

Tips para no tener que simular un orgasmo

1- Simular no soluciona nada y perpetúa el problema.

2- Mencionarlo como un “accidente” ocasional y recurrir a la pareja en busca de ayuda «¿Qué podríamos hacer si sucede de nuevo?»

3- Plantearlo como un juego de roles invertidos: ¿qué me propondrías hacer si en lugar de sucederme a mí, te sucediera a vos?

4- ¿Y si investigamos en Internet o consultamos a un/a sexólogo/a?

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...