Según establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), la artritis reumatoidea es una enfermedad autoinmune, es decir que el propio sistema de defensas del organismo no funciona correctamente y ataca a las células sanas. Es una patología crónica e inflamatoria que afecta las articulaciones, el tejido conectivo, los músculos, los tendones y el tejido fibroso.

A nivel mundial, se estima que existen más de 21 millones de pacientes con Artritis Reumatoidea (AR). En Argentina la prevalencia general de AR se ha estimado entre un 0,96% y un 1,97% por 1000, siendo mayor la frecuencia en mujeres que en varones. Extrapolando los datos al censo del año 2010, podríamos considerar, que existen 400.000 personas que padecen AR en nuestro país.

«La patología suele presentarse entre los 20 y 40 años, es decir la edad más productiva y afecta cuatro veces más a las mujeres. Los principales síntomas son dolor e inflamación articular, sobre todo de manos y pies, asociados a rigidez que se agrava con el reposo. También puede afectar los ojos y los pulmones», sostuvo el doctor Eduardo Mysler, Reumatólogo, Director Médico en Organización Médica de Investigación (OMI).

Según el especialista, la artritis reumatoidea se diferencia de la artrosis dado que ésta última afecta al cartílago y empeora con el paso del tiempo, afectando con mayor frecuencia a personas añosas. Otra diferencia sustancial es que la artrosis no es una enfermedad autoinmune, sino que es una patología degenerativa puramente articular.

«En la Argentina contamos con distintos tratamientos disponibles para los pacientes con artritis reumatoidea pero no todos responden por igual porque cada caso tiene su particularidad. Por eso mismo, aún existen necesidades no cubiertas para las personas con este tipo de enfermedad y disponer de una nueva opción terapéutica implica disponer de más herramientas para mejorar su calidad de vida», precisó Mysler.

Tratamiento efectivos

Existen diferentes drogas para su tratamiento que pueden usarse solas o combinadas:

  1. Antinflamatorios de acción rápida como ibuprofeno, diclofenac, otros.
  2. Corticoides tanto sistémicos como intrarticulares.
  3. Drogas antirreumatoides modificadoras de la enfermedad (DMARDs): biológicas o no biológicas que tienen el potencial de reducir y prevenir el daño articular.

Dentro de este último grupo encontramos:
• No biológicas convencionales: Los llamados “tradicionales” o “convencionales” son los medicamentos de elección para controlar la artritis autoinmune.
• Biológicas: son terapias blanco dirigidas, son los modificadores de la respuesta biológica, o agentes biológicos altamente especializados introducidos en los años noventa. Éstos están dirigidos a las moléculas específicas que disparan la reacción inflamatoria.

Los especialistas recomiendan el uso temprano de los DMARDs a todos los pacientes con artritis reumatoide para evitar lo antes posible el daño articular deformante e irreversible que impida su funcionalidad.

La AR es una enfermedad crónica que presenta exacerbaciones. Los pacientes deben ser monitoreados permanentemente para un examen físico y control con un análisis de sangre para evaluar tanto la actividad de la enfermedad (articular y extrarticular), como los posibles efectos adversos de los medicamentos que esté usando. Además el médico evaluara cuando es necesario repetir imágenes de las articulaciones.

De esta forma ir modificando las dosis, reduciendo el corticoide y cambiado la estrategia terapéutica según el paciente necesite.

Para la elección del tratamiento de la artritis reumatoidea hay que tener en cuenta muchos factores desde la actividad y la severidad de la enfermedad en sí, la presencia de comorbilidades, resultados de otros tratamientos realizados, preferencias del paciente, etc.

Consulte con su clínico y su reumatólogo sobre el tratamiento más adecuado para usted.

fuente: https://www.infobae.com ; https://tvsana.com.ar

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...