Actualidad 60

El sueño de la «juventud eterna»

El sueño de la inmortalidad. Hubo avances en estudios hechos en Estados Unidos y Europa. Lograron mayor elasticidad en la piel, controlar el proceso de envejecimiento celular y la degradación de los músculos.

El sueño de la inmortalidad. Hubo avances en estudios hechos en Estados Unidos y Europa. Lograron mayor elasticidad en la piel, controlar el proceso de envejecimiento celular y la degradación de los músculos. 

Desde la década del 70, la esperanza de vida en los países desarrollados se extendió unos 10 años, de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD). Los progresos en la higiene, el descubrimiento de vacunas y antibióticos han llevado a fijar en 83 años el promedio de longevidad de un individuo. El siguiente paso para la ciencia es revertir los procesos moleculares del envejecimiento para dejar el cuerpo y la mente a un paso de la inmortalidad.

La gerociencia se rebela contra los desajustes que provoca la edad y ataca con diferentes fórmulas para prevenir las enfermedades degenerativas. Las investigaciones actuales con una mejor perspectiva se focalizan en la elasticidad de la piel, regenerar la maquinaria molecular de las células y evitar la degradación muscular. No son recetas prodigiosas pero pueden ayudar a extender los límites biológicos, señalan los expertos.

Los biólogos moleculares Darren Baker y Jan Van y sus colegas de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, modificaron ratones genéticamente para que sus células senescentes –células del sistema inmune envejecidas que están a punto de morir— recuperen el brillo interior.

Para lograr esta retracción se les administró a unos roedores un compuesto llamado AP20187, según se difundió en la revista Nature, que al eliminar las células senescentes retrasó la formación de tumores y redujo el deterioro relacionado con la edad de varios órganos. A medida que envejecían, según se verificó, mostraban un mejor estado de salud y vivían más tiempo que los que no recibieron esta dosis.

Como las células senescentes se van acumulando con la edad, la respuesta para que el proceso de envejecimiento sea más lento y no se susciten las dolencias propias del paso de las décadas es realizar una limpieza continua utilizando este medicamento especial. «La ventaja de dirigirse a las células senescentes es que la limpieza de tan solo el 60-70% puede tener efectos terapéuticos significativos», afirma Baker.

Un equipo internacional de científicos coordinado por la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona describió en la revista Nature el papel de la autofagia, un proceso de limpieza de las células que es la clave para la regeneración muscular durante el declive físico que se inicia a partir de los 50 años.

Según la investigación, la autofagia falla cuando comienzan a imprimirse las huellas del envejecimiento, produciendo una acumulación de residuos, principalmente proteínas y orgánulos dañados en el interior de las células madre que lleva a su senescencia y agotamiento.

Mediante la dosificación de fármacos en células humanas de laboratorio, los científicos lograron restaurar el sistema de limpieza y hallaron que el tejido muscular puede regenerarse de nuevo y recupera el vigor perdido.

“Los primeros candidatos a recibir el tratamiento rejuvenecedor serían personas ancianas debilitadas por la sarcopenia, es decir, por la pérdida de masa muscular”, cuenta Pura Muñoz-Cánoves , investigadora de la Universitat Pompeu Fabra. Aunque también podría acelerar el restablecimiento de lesiones musculares en deportistas, ya que el tiempo de curación depende de la capacidad de regeneración del músculo, que a su vez está sujeto a una eliminación eficiente de los residuos de las células.

La otra línea de investigación se concentra en detectar la enzima que produce las arrugas corporales. En esta dirección avanzaron Científicos de la Universidad de Newcastle, Reino Unido, quienes descubrieron que la piel pierde su tonicidad por la disminución de la actividad de una enzima del metabolismo. Se trata de una molécula de naturaleza proteica que ayuda a mantener la piel tersa.

«Mientras nuestras partes envejecen, observamos que las baterías de las células se reducen, lo que se conoce como la disminución de la bioenergía y el número de radicales libres nocivos aumenta. Este proceso se nota fácilmente en nuestra piel mientras aparecen las líneas finas, arrugas y la piel floja», explica el profesor de Dermatología Molecular de la Universidad de Newcastle y uno de los autores del estudio, Mark Birch-Machin

Fuente: Clarin.com

Comentar

Registrate y Obtené Beneficios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Reduzca el consumo de sal”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...