Diabetes 15

¿Qué es la diabetes?: Síntomas, tratamientos y controles.

La diabetes es un grupo de enfermedades progresivas crónicas en la que los niveles de azúcar en sangre (glucosa) son elevados; y se caracteriza por la resistencia a la insulina, la disfunción de las células insulares y un aumento en la liberación de glucosa del hígado.

tvsana agradece a Paradigma PEL Comunicación

La diabetes es un grupo de enfermedades progresivas crónicas en la que los niveles de azúcar en sangre (glucosa) son elevados; y se caracteriza por la resistencia a la insulina, la disfunción de las células insulares y un aumento en la liberación de glucosa del hígado.

La insulina es una hormona que desempeña un papel vital en la utilización de la glucosa. Aunque la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 tienen resistencia a la insulina, no todos los pacientes con esta resistencia desarrollan la enfermedad. La diabetes tipo 2 se asocia con tres defectos patofisiológicos clave que incluyen la resistencia a la insulina, problemas con la liberación de insulina en el páncreas (función de las células beta) y una liberación reducida de glucagón en el páncreas (función de las células alfa) que causa el desarrollo del azúcar elevada (hiperglucemia) y la evolución de la enfermedad.

Existen dos tipos principales de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Las personas con diabetes tipo 1 generalmente no producen insulina. Las personas con diabetes tipo 2 no producen suficiente insulina o no la utilizan adecuadamente. En ambos tipos, el aumento en los niveles de glucosa daña los tejidos y especialmente los vasos sanguíneos y los nervios, lo que conlleva a serias complicaciones.

La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes y afecta aproximadamente al 90% de los pacientes diabéticos a nivel mundial. En general se caracteriza por:

  • Un desgaste continuo en la función de las células beta del páncreas, que fabrican, almacenan y secretan la insulina que conduce a la hiperglucemia progresiva (nivel elevado de azúcar en la sangre)
  • Reducción en el funcionamiento de las incretinas, que son las hormonas que tras la ingesta de alimentos (glucosa dependiente) promueven la liberación de la insulina e inhiben la liberación de glucosa del hígado
  • Aumento en la liberación de glucosa por el hígado
  • Resistencia a la insulina, cuando el cuerpo pierde la capacidad de utilizar la insulina adecuadamente (los factores genéticos y el estilo de vida contribuyen a esta condición).

 

Para cuando se diagnostica la diabetes tipo 2, el 50% de los pacientes tiene alguna complicación debido al daño de los tejidos. El pronóstico es pobre y, a pesar de usar varios medicamentos para manejar la enfermedad, a muchos pacientes les es difícil controlar sus niveles de azúcar, lo cual conlleva al avance de la enfermedad.

Se ha demostrado que ciertos marcadores genéticos aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 1. La diabetes tipo 2, tiene un fuerte componente genético y recientemente sólo algunos genes se han asociado consistentemente con un aumento de riesgo de diabetes tipo 2 en algunas poblaciones.

 

Síntomas de dieabetes

Los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden ser muy pronunciados, leves o casi inexistentes. Pueden ser menos marcados que los de la diabetes tipo 1 y pueden no aparecer al inicio de la enfermedad; con lo cual el diagnóstico se confirma una vez ya avanzada la enfermedad y cuando las complicaciones ya existen.

Los síntomas pueden incluir:

  • Aumento de sed
  • Pérdida de peso
  • Aumento del apetito (especialmente después de comer)
  • Resequedad bucal
  • Náusea y ocasionalmente vómito
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Fatiga (debilidad y sensación de cansancio)
  • Visión borrosa
  • Hormigueo o pérdida de sensibilidad en las manos y pies
  • Infecciones frecuentes en la piel, la vagina o en las vías urinarias.

 

Factores de riesgo para la diabetes

  • Presión arterial elevada o niveles elevados de colesterol
  • Parientes de consanguinidad con diabetes tipo 2
  • Ser de descendencia afro caribeña o asiática (la prevalencia de la diabetes tipo 2 es 5 veces mayor en estos grupos)
  • Edad avanzada
  • Obesidad (un índice de masa corporal mayor de 30 aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 hasta por 10 veces)
  • Inactividad física

 Complicaciones

  • Enfermedad coronaria: representa aproximadamente el 50% de las muertes en las personas diabéticas de los países industrializados.
  • Ceguera e impedimentos visuales: aproximadamente el 10% de las personas diabéticas desarrollan serios problemas visuales.
  • Amputación de las extremidades: la enfermedad del pie diabético puede causar úlceras y posteriormente la amputación. Las personas diabéticas tienen una probabilidad 15 veces mayor de sufrir una amputación que las personas que no padecen la enfermedad.
  • Insuficiencia renal: se relaciona con la gravedad y frecuencia de la enfermedad.
  • Impotencia y pérdida sensorial: la neuropatía diabética puede convertirse en una de las mayores causas de impotencia y pérdida sensorial y es una de las complicaciones más comunes de la diabetes.

 

DIABETES TIPO 2: COMPLICACIONES:

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las complicaciones de la diabetes tipo 2 incluyen:

  • Enfermedad coronaria
  • Ceguera
  • Insuficiencia renal
  • Enfermedad de pie diabético
  • Daño nervioso
  • Problemas sexuales y urinarios
  • Accidente cerebrovascular
  • Hipertensión
  • Aumento del riesgo de infección
  • Depresión
  • Disminución de la calidad de vida

 

La diabetes es una de las causas principales de la pérdida parcial de la visión y de la ceguera en adultos en los países desarrollados y responsable de la mayoría de las amputaciones de miembros que no son el resultado de un accidente.

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de tener un ataque del corazón o un accidente cerebrovascular y tienen un mayor riesgo de desarrollar ceguera, insuficiencia renal, enfermedad del pie diabético, daño nervioso y otras condiciones crónicas.

 

DIABETES Y DEPRESIÓN

Los pacientes con diabetes tienen el doble de probabilidades de experimentar depresión en comparación con las personas no diabéticas.

 

El curso de la depresión en la diabetes tiende a ser severa, siendo las recurrencias la norma y no la excepción

Si bien la nueva evidencia indica que el tratamiento de la depresión tiene efectos terapéuticos en el humor y la diabetes; una depresión importante se reconoce y se trata solamente en aproximadamente un tercio de los pacientes.

 

La depresión complica los tratamientos para la diabetes, ya que promueve un control pobre de la glucemia y aumenta el riesgo de complicaciones diabéticas.

 

CONTROL DE LA ENFERMEDAD

• En todo el mundo, particularmente en los países en vías de desarrollo, la diabetes y sus complicaciones emergerán como una de las principales amenazas para los recursos futuros de salud pública con un gran costo económico y social.

• Sólo el 43% de los países encuestados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para determinar su capacidad nacional para prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles, reportaron tener en marcha un programa nacional para la diabetes

• Aproximadamente la mitad del dinero que se gasta en el cuidado de la diabetes se destina al manejo de las complicaciones de la enfermedad.

 

DIABETES EN LOS NIÑOS

• La diabetes fue previamente considerada una enfermedad de la mediana edad o del anciano sin embargo la diabetes tipo 2 ha escalado recientemente en todos los grupos de edad y en la actualidad se está identificando la enfermedad en personas cada vez más jóvenes, incluyendo adolescentes.

• La prevalencia de la diabetes en los niños ha sido atribuida al aumento de la obesidad entre las personas jóvenes.

• Se estima además, que más del 50% de los niños con diabetes tipo 2 tienen un antecedente familiar de diabetes por generaciones

 

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD

Si bien la diabetes no tiene cura, existen varios tratamientos para controlarla. La meta en el tratamiento de la diabetes es controlar los niveles de glucosa sangre; es decir, mantener el nivel de azúcar en sangre lo más cercano al valor considerado como “normal”. El tratamiento de la diabetes comprende dos variantes; el no farmacológico y el farmacológico. El tratamiento no farmacológico de la diabetes consiste en dieta y en la práctica de ejercicio físico; pero, muchas veces estas medidas no son suficientes y se requieren medicamentos. El principal objetivo del tratamiento con agentes farmacológicos es regular los niveles de glucosa (azúcar en la sangre)

Se estima que de las personas que requieren la intervención farmacológica aproximadamente:

  • el 40% necesita medicamentos orales para alcanzar un control satisfactorio de la glucosa
  • el 40% necesita inyecciones de insulina

 

A la diabetes tipo 1 se le atribuye casi el 10% de todos los pacientes diagnosticados con esta enfermedad. Las personas que sufren de diabetes de tipo 1 deben inyectarse insulina diariamente.

La diabetes tipo 2 es mucho más frecuente y se le atribuye el 90% de los casos de diabetes en todo el mundo. Debido al curso progresivo de la enfermedad, con el tiempo los pacientes con diabetes tipo 2 necesitan múltiples medicamentos para alcanzar el control de la glucemia necesario para manejar las comorbilidades. Y a pesar de la intervención farmacológica, se estima que un promedio de 2 a 3 adultos no tienen control glucémico adecuado, lo que parece indicar que las terapias actuales tienen limitaciones significativas.

 

Entre las razones de un control pobre de la glucemia en la diabetes, se incluye la progresión natural de la disfunción de las células beta a partir del incremento en los niveles de glucosa.

En la diabetes tipo 2 el desarrollo de un nivel elevado de azúcar y la progresión de la enfermedad, son atribuidos a la cantidad o tipo de secreción de insulina de las células beta del páncreas. Los inhibidores de dipeptidil peptidasa IV o DPP-4, como la sitagliptina, funcionan en respuesta a la necesidad del organismo de regular los niveles de glucosa y no están limitados por la vía de administración.

 

HISTORIA DE LA DIABETES

1552 AC

La primera referencia sobre la diabetes fue registrada por el doctor Hesy-Ra en un papiro egipcio; donde se mencionó a la poliuria (orina frecuente) como uno de sus síntomas.

 

1776

La primera distinción entre la diabetes tipo 1 y tipo 2 fue cuando se encontró una sustancia similar al azúcar morena en la orina evaporada de un diabético, y se detectó un sabor dulce en la sangre. En ese momento, se estableció que para algunas personas la diabetes podía ser fatal en menos de cinco semanas y para otras una condición crónica.

 

1797

Se implementó el primer régimen dietético importante para el tratamiento de la diabetes. Un paciente diabético fue tratado exitosamente con una dieta rica en grasas y proteínas después de observar que el azúcar en la orina había aumentado tras comer una dieta rica en almidones.

 

Inicios del Siglo XIX (1800)

Se desarrollaron las primeras pruebas químicas para indicar y medir la presencia de azúcar en la orina.

 

Verano de 1921

Tuvo lugar el primer descubrimiento de la insulina que culminó con la pancreotomía de un perro tratado exitosamente con insulina

 

23 de enero de 1922

Por primera vez se hizo una prueba con insulina en un muchacho de 14 años llamado Leonard Thompson, en Toronto. El tratamiento fue considerado exitoso un año después.

 

1944

Se desarrolló la primera jeringa estándar con insulina, lo oque permitió que el manejo de la diabetes fuera más uniforme.

 

1955

Se introdujeron los primeros medicamentos orales para reducir los niveles elevados de azúcar en la sangre

1964

Se utilizaron las primeras tiras reactivas para la prueba de la glucosa.

1970

Se desarrollaron los primeros medidores de glucosa y las primeras bombas de insulina.

1979

La Asociación Americana de Diabetes reconoció formalmente la diabetes tipo 1 y tipo 2.

1983

Se introdujo la primera insulina humana biosintética.

1993

Se introdujeron las primeras tabletas instantáneas de glucosa.

Siglo XXI (Año 2000)

Mayor conocimiento sobre la función de las células beta y de las incretinas que conducen al desarrollo de los inhibidores de la DPP4. Los investigadores trabajan en el primer parche de insulina y en la insulina inhalada

CONTROL NO FARMACOLÓGICO DE LA DIABETES

La dieta y el ejercicio son los componentes principales del tratamiento no farmacológico de la diabetes.

Varios estudios han mostrado que muchas complicaciones de la diabetes se pueden prevenir o demorar con eficacia manejando la enfermedad. Esto incluye cambios del estilo de vida por ejemplo:

  • Una dieta sana
  • Ejercicio
  • Evitar la obesidad y tener sobrepeso
  • No fumar

 

Muchos pacientes con diabetes tipo 2 son sedentarios. El aumento en la actividad física puede ser importante para ellos. La actividad física puede mejorar el control de la glucosa plasmática en la gente con diabetes tipo 2. Además, también puede beneficiar otros factores de riesgo cardiovasculares, tales como los niveles de la presión arterial y del colesterol.

 

El consejo y el apoyo para reducir la cantidad de grasa y calorías totales han mostrado algún éxito. Dos estudios a gran escala demostraron que los cambios en el estilo de vida que promueven la actividad física, junto con ciertos cambios dietéticos pueden demorar el desarrollo de la diabetes tipo 2 en la gente de alto riesgo

 

El cuidado preventivo no implica necesariamente tratamientos o medicaciones costosas. La educación sobre el cuidado apropiado de los pies, por ejemplo, así como una evaluación constante son buenos ejemplos de métodos preventivos de bajo costo.

 

El tratamiento para la diabetes no solo incluye control de la glucosa sanguínea, sino también la reducción de los factores de riesgo que pueden conducir a complicaciones, tales como el control de los niveles de la presión arterial y del colesterol.

 

Recomendaciones para los pacientes

Las medidas dirigidas a reducir la obesidad y la enfermedad cardiovascular también reducen el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y sus complicaciones. Algunas mediciones son especialmente importantes para la diabetes:

 

  • • Prevenir la obesidad y el sobrepeso – especialmente en los grupos de alto riesgo.
  • • Mantener un índice óptimo de la masa corporal (IMC) en el rango normal más bajo. Para los adultos el IMC debe tener un rango entre 21—23 kg/m2 y deben evitar un aumento de peso (> 5 kilogramos) durante la edad adulta. El IMC iguala el peso de una persona en kilogramos dividido por la altura en metros cuadrados.
  • • Pérdida de peso en la gente con sobrepeso con deterioro de la glucosa en ayunas.
  • • Actividad física media a alta diaria (tal como una caminata enérgica por ejemplo) durante una hora.
  • • Con solo 30 minutos de actividad física moderada y una reducción de 5-10% del peso corporal la probabilidad de la diabetes se puede reducir un 58%
  • • La mejor rutina de actividad física incluye tres clases de ejercicios: aeróbico, de fortaleza y flexibilidad
  • • Asegurarse de que el consumo de grasas saturadas no exceda el 10% de la energía total. En grupos con un riesgo más alto, el porcentaje debe ser del 7%
  • • Las personas con diabetes deben asegurarse que siguen una dieta balanceada con la insulina y otros medicamentos orales.
  • • Incluir una cantidad adecuada de fibra en su dieta (se recomienda un mínimo de 20 g) comiendo cereales, frutas y vegetales
  • • El doctor y/o el nutricionista pueden ayudar en la creación de un plan alimenticio ideal para cada paciente.
  • • Cuando los pacientes hacen selecciones nutritivas, su salud total mejora y otras complicaciones tales como la enfermedad cardiovascular, el cáncer y la hipertensión se previenen.
  • • No existe un alimento perfecto; por esa razón es importante incluir una variedad de diversas comidas. El control del tamaño de la porción también es esencial.
  • • Seleccionar alimentos altos en vitaminas, minerales y fibra en vez de alimentos procesados

 

 

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual los niveles de azúcar en sangre (glucosa) son altos y por lo tanto el cuerpo no puede producir la insulina o hay una reacción llamada “resistencia a la insulina” o ambos.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona que juega un papel central en el control de la glucosa de la sangre

¿Tienen diabetes todas las personas con resistencia a la insulina?

Aunque la resistencia a la insulina está presente en la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2, cada persona con resistencia a la insulina no desarrolla la enfermedad.

Sin embargo, un mal funcionamiento en la secreción de insulina explica el desarrollo de los niveles altos de azúcar en la sangre (hiperglucemia) y la progresión de la enfermedad.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo para la diabetes?

Presión arterial elevada, colesterol alto, parientes con diabetes tipo 2, ser de descendencia asiática o del Caribe, edad avanzada, obesidad e inactividad completa o no suficiente actividad física

 

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Aumento de la sed, pérdida de peso, aumentó del apetito, sequedad de boca, náusea, vómito, aumento de la micción, fatiga, visión borrosa, cosquilleo o entumecimiento en manos o pies, infecciones frecuentes de la piel, infecciones urinarias o vaginales frecuentes.

 

¿Cómo descubro si tengo diabetes?

Para determinar si un paciente tiene pre-diabetes o diabetes, se realiza la Prueba de la Glucosa Plasmática en ayunas (GPA) o la Prueba de Tolerancia Oral de la Glucosa. (PTOG)

 

¿Qué significa “deterioro de la glucosa en ayunas”?

El deterioro de la glucosa en ayunas es una forma de pre-diabetes. Esto significa que hay más probabilidad de desarrollar la diabetes tipo 2 en el futuro.

 

¿Es la pre diabetes lo mismo que el deterioro de la glucosa en ayunas?

Sí. Algunas veces los médicos se refieren a ella como glucosa plasmática elevada dependiendo de la prueba que fue hecha para diagnosticarla

 

¿Qué es pre-diabetes y cómo difiere de la diabetes?

La pre-diabetes se caracteriza por azúcar en sangre más alta de los niveles normales pero no lo suficientemente alta como para diagnosticar la diabetes

 

¿Por qué es importante saber si tengo pre-diabetes?

Las personas con pre-diabetes pueden prevenir o retrazar el desarrollo de la diabetes tipo 2 en más del 58% al incorporar cambios en el estilo de vida que incluyen: pérdida de peso y ejercicios.

 

¿Cuál es el tratamiento para la pre-diabetes?

Pérdida de peso (5% del peso corporal total) mediante dieta y ejercicio moderado (por ejemplo, caminar a diario enérgicamente durante 30 minutos, 5 días a la semana). También es importante evitar fumar y controlar la presión arterial y los niveles del colesterol.

 

¿Cómo sé si debiera realizarme la prueba para la pre-diabetes?

Personas que tienen 45 años de edad o más deben realizarse la prueba de la pre-diabetes durante su visita médica regular. Si son mayores de 45 y tienen un peso normal, deben buscar el consejo de su doctor. En la gente menor de 45 que tiene sobrepeso, el médico puede recomendar la prueba si hay otros factores de riesgo para la pre-diabetes o diabetes (tal como presión arterial elevada, colesterol HDL bajo (bueno), triglicéridos altos o antecedentes familiares de diabetes)

 

¿Necesitan los niños hacerse una prueba para la pre-diabetes?

No se recomienda el tamizaje de la pre-diabetes en niños, porque no existe suficiente evidencia para mostrar que la diabetes tipo 2 se pueda prevenir o demorar en niños de alto riesgo. Sin embargo, un estudio publicado en marzo del 2002 en el New England Journal of Medicine encontrado que el 25% de los niños obesos y el 21% de los adolescentes obesos tenían pre-diabetes. La prueba sería recomendada si los estudios futuros muestran que el manejo temprano también se aplica a los niños

 

¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes tipo 2?

Enfermedad coronaria, ceguera, insuficiencia renal, daño nervioso, complicaciones en los pies, problemas sexuales, problemas del tracto urinario, accidente cerebrovascular, hipertensión, mayor riesgo de infección, depresión y una mala calidad de vida.

 

¿Cómo puedo prevenir las complicaciones de la diabetes?

Muchas de las complicaciones de la diabetes pueden prevenirse o demorarse mediante un eficaz manejo de la enfermedad que incluye: una dieta sana, ejercicio regular, un peso sano y no fumar.

 

¿Existe una cura para la diabetes?

Actualmente no hay una cura para la diabetes. La insulina y los medicamentos que bajan la glucosa de la sangre pueden ayudar a la gente con diabetes a llevar una vida más normal, pero ellos no pueden curar la enfermedad.

 

¿Puedo comer dulces si tengo diabetes?

Las personas con diabetes pueden comer dulces como parte de una dieta saludable combinada con ejercicio. De hecho, en las personas cuya diabetes está controlada por la insulina, puede ser necesario comer algunos alimentos con un alto contenido de azúcar para evitar que los niveles de azúcar en la sangre disminuyan demasiado.

 

¿Si como demasiada azúcar, significa eso que puedo tener diabetes?

La diabetes es causada por una combinación de factores genéticos y ambientales; sin embargo, consumir demasiada azúcar puede derivar en aumento del peso y por lo tanto, en un mayor riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2. Pero el exceso del azúcar en la sangre de la gente con diabetes no es debido a comer demasiado de ella, sino a la carencia de insulina para convertirla en energía o a la inhabilidad del cuerpo de controlar la insulina que se está produciendo.

 

¿Llegan a quedar ciegas todas las personas que tienen diabetes?

La ceguera es una complicación de la diabetes tipo 2, pero eso no implica que la enfermedad derive necesariamente en ceguera. El riesgo de desarrollar retinopatía diabética puede reducirse manteniendo una presión arterial sana, un peso saludable, niveles normales de glucosa, ejercicio y evitar fumar.

 

¿Cuál es el tratamiento para la diabetes?

La base para los tratamientos no farmacológicos es la dieta y el ejercicio. Sin embargo, este enfoque generalmente no es suficiente y los medicamentos son generalmente necesarios. El objetivo principal del tratamiento con medicación es regular los niveles de la glucosa (azúcar de la sangre) y los niveles de la insulina (que ayuda al cuerpo a utilizar la glucosa para la energía).

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA DIABETES?

Hay dos maneras para determinar si un paciente tiene pre-diabetes o diabetes, una es la prueba de la glucosa plasmática en ayunas (GPA) y la otra es la prueba de tolerancia oral de la glucosa (PTOG)

 

La GPA mide la glucosa de la sangre después de por lo menos de 8 horas de ayuno. La PTG mide la glucosa de la sangre después de 8 horas de ayuno y 2 horas después de beber la bebida de la glucosa. Existe también la prueba al azar de la glucosa plasmática, caso en el cual el médico comprueba el nivel de glucosa sin considerar el tiempo de la última comida. Esta prueba junto con una evaluación de los síntomas se utiliza para diagnosticar la diabetes pero no la pre-diabetes.

 

Para confirmar los resultados positivos, las pruebas deben realizarse nuevamente al día siguiente.

 

Cualquiera de las pruebas pueden utilizarse para diagnosticar la pre-diabetes o la diabetes pero La Asociación Americana de la Diabetes recomienda la GPA porque es más rápida, más fácil de realizar y más costo eficiente.

 

Prueba de la Glucosa Plasmática en Ayunas (GPA)

La GPA es la prueba más conveniente para diagnosticar la diabetes. Es más confiable cuando se realiza por la mañana. La tabla 1 muestra los resultados y su significado. Si la glucosa plasmática, cuando se está en ayunas está entre 100 y 125 mg/dl la persona tiene una forma de pre diabetes conocida como “deterioro de la glucosa en ayunas”. Esto significa que la persona es probable que desarrolle diabetes tipo 2 pero todavía no tiene la enfermedad. Un nivel sanguíneo de 126 mg/dl o mayor en dos ocasiones confirma un diagnóstico de diabetes.

 

Tabla 1. GPA

Resultados de la GPA (mg/dL) Diagnóstico

99 y menos Normal

100 a 125 Pre-diabetes

(deterioro de la glucosa en ayudas)

126 y mayor Diabetes*

*Si los resultados de la prueba son iguales al día siguiente

 

Prueba de Tolerancia oral de la Glucosa (PTOG)

Esta prueba es más sensible que la GPA para diagnosticar la pre-diabetes, pero es más difícil de realizar. Con la PTOG la persona no puede comer durante por lo menos 8 horas antes de la prueba. El nivel de la glucosa se mide inmediatamente antes y 2 horas después de tomar 25 gramos de glucosa disueltos en agua. La tabla 2 muestra los resultados y su significado. Si el nivel de glucosa está entre 140 y 199 mg 2 horas después de beber el líquido, el paciente tiene “deterioro de la glucosa en ayunas” (ej. más probabilidad de desarrollar la diabetes tipo 2). Si el nivel de glucosa es de 200 mg o mayor y los resultados se confirman en dos días separados, el paciente tiene diabetes.

 

Tabla 2. PTOG

Glucosa plasmática 2 horas después (mg/dL) Diagnóstico

139 y menos Normal

140 – 199 Pre-diabetes

(deterioro de glucosa en ayunas)

200 y mayor Diabetes*

** Si los resultados están iguales en dos ocasiones.

 

La PTOG también puede diagnosticar la diabetes gestacional. Para esta prueba, se revisan los niveles de la glucosa plasmática cuatro veces. Si los resultados son más altos de lo normal por lo menos dos veces durante la prueba, se confirma la diabetes gestacional.

 

Prueba de glucosa al azar

Un nivel de glucosa al azar de 200 mg o mayor, junto con los siguientes síntomas puede significar que la persona tiene diabetes

  • Aumento de la micción
  • Aumento de la sed
  • Pérdida inexplicable de peso

 

Otros síntomas incluyen: fatiga, visión borrosa, aumento del apetito y heridas que no sanan. Para confirmar el diagnóstico, el doctor mide el nivel de la glucosa otro día utilizando la GPA o la PTOG

 

 

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“¿Sos mayor de 65? vacunarte contra la neumonía”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...