Vida Sana 10

El fútbol, la edad y los amigos

Si algunas actividades -hechas hábito- no existieran en la vida de los hombres, habría que inventarlas, para que todo sea más placentero.

De la redacción de Tvsana 

Si algunas actividades -hechas hábito- no existieran en la vida de los hombres, habría que inventarlas, para que todo sea más placentero.

Algunas actividades deportivas y sociales de los hombres, mutan con el correr del tiempo. Aquellos partidos de fútbol de dientes apretados de la adolescencia y la juventud, como parte de ardorosos campeonatos, en los que iba la vida de cada uno, se van transformando en simples encuentros, igual de apasionantes, pero menos exigentes.

El cumplimiento de la cuarta década, o de la quinta, aplaca los ánimos, enfría un poco la sangre, y el eje se corre. La mayoría se quita el cuchillo de la boca y archiva las protestas sistemáticas a los referís. Por mandato de la edad (¿maduración?). Por pudor. Por lo que sea. Y la victoria, cueste lo que cueste, de los años mozos, ya no es el centro del universo. Es apenas un efecto colateral de la contienda. Lo importante, ahora, es divertirse, disfrutar del juego con amigos y extender en la sobremesa, los recuerdos de ayer, mezclados con las anécdotas de hoy.

El inexorable declive físico pasa su puntual factura y las piernas ya no responden con celeridad a las órdenes impartidas por el cerebro. Por lo tanto, emular a los cracks de la actualidad y trasladar a la canchita de 5 o de 7, las genialidades que le vemos hacer en los canales deportivos, es una quimera. Y uno se conforma con lo que le sale, apenas con copiar a las figuras del fútbol vernáculo, que se sabe, permanecen aquí porque no son los mejores, o porque sus carreras ya andan como las de los cuarentones o cincuentones, más cerca del lado de afuera de la raya lateral, que del lado de adentro.

Sin embargo, el hombre cree que no podría vivir sin esos partidos de los miércoles a la noche, o de los sábados a la mañana. Aunque retorne a casa todo roto o con los músculos distendidos hasta el límite. Esos partidos son un cable a tierra. Una desconexión total del infierno laboral y de las preocupaciones cotidianas. Son pequeñas celebraciones de la amistad. Refuerzos de un vínculo indisoluble, inquebrantable. Más allá de las peleas (que quedan dentro de la cancha) o de las broncas, porque pese a todo, a ninguno le divierte perder, por más años y décadas que se acumulen.

Estas actividades (fútbol y sobremesa) son la medicina ideal para tratar los problemas de estrés laboral, ahogamiento impositivo, ahorcamiento inflacionario, y tantos otros virus que circulan en la actualidad y que minan la salud. Es un consejo de un médico amigo: “A los problemas diarios, combatirlos con un poco de fútbol, comida con amigos, y la vida te sentirá mejor. Nos vemos en la canchita. Y si no podés jugar, vení a comer.”

 

 

 

 

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“¿Sos mayor de 65? vacunarte contra la neumonía”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...