Una gran variedad de bacterias, virus y hongos circulan en nuestro medio y pueden ser causantes de enfermedades respiratorias. El tratamiento dependerá de las características propias de estos gérmenes y de cada persona.

La neumonía es una infección de los pulmones que afecta a todas las edades siendo más riesgosa en los extremos de la vida, es decir, para los niños y para los mayores de 65 años. Sus síntomas habitualmente incluyen tos, expectoración, dolor torácico, fiebre y/o dificultad para respirar.
Existen diferentes gérmenes que pueden causar neumonía, los mismos pueden ser bacterias, virus u hongos. Dentro del grupo de las bacterias, por ejemplo, encontramos al famoso Neumonococo, contra el que afortunadamente hay vacunas. Otras posibles bacterias son el Haemophilus y el Mycoplasma, además no podemos olvidar de mencionar al Mycobacterium que causa tuberculosis, enfermedad que se ve frecuentemente en nuestro país.

neumonia

Entre los virus involucrados están el de la Influenza (gripe), Rhinovirus, Sincicial Respiratorio y Parainfluenza.
Los hongos también pueden causarla, pero es más raro y se ve generalmente en personas con defensas bajas por una enfermedad de base.
Para identificar los gérmenes circulantes en cada lugar, los especialistas realizan constantemente diferentes estudios en cada región del mundo, analizando los resultados de los cultivos de sangre o de secreciones respiratorias realizados a enfermos. Relacionando esta información a los síntomas, a la edad y a los antecedentes de salud de la persona afectada se puede inferir cual es el probable germen en cuestión. Entonces se realizan políticas, guías y consensos de expertos sobre las terapias adecuadas para usar en cada caso. Esto permite a los médicos en la práctica diaria iniciar tratamientos antibióticos, antivirales y/u otros de forma empírica (es decir basados en la experiencia) con buenos resultados sin tener la necesidad de descubrir en todos los casos al germen específico.

Por estas razones es muy importante no automedicarse y asistir tempranamente al médico, quien tendrá en cuenta todas las variables para elegir el mejor tratamiento para usted. Es fundamental hacer un diagnóstico correcto para medicar con antibióticos sólo cuando fuera necesario. De lo contrario, la toma innecesaria de antibióticos genera gérmenes resistentes a los cuales en el futuro estos medicamentos ya no les harán efecto.
El paciente requerirá internación si no mejora con el tratamiento inicial o si en cualquier momento presenta signos de gravedad como requerimiento de oxígeno, presión baja, alteración del sensorio o descompensación de una enfermedad de base. Entonces en estas personas se realizará un estudio más minucioso para descubrir cuál es el agente causal detrás de la enfermedad, evaluar posibles complicaciones, pensar diagnósticos diferenciales y adecuar el tratamiento.

Ahora si el paciente presenta una enfermedad pulmonar de base como la EPOC, una enfermedad subyacente como el HIV o ciertos tratamientos crónicos que disminuyen las defensas, si estuvo recientemente hospitalizado o reside en un geriátrico hay que tener en cuenta que los gérmenes que causen la neumonía pueden ser no tan comunes y más difíciles de combatir por lo que se requerirán medidas y terapias diferentes.

Dra. Lorena Cirigliano. MN 133.404. Médica Clínica.

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“¿Sos mayor de 65? vacunarte contra la neumonía”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...