Por Omar López Mato (Director del Instituto de la Visión)

El 21 de marzo es el Día Mundial del Síndrome de Down. Con esta fecha, la Asamblea General de las Naciones Unidas tiene la intención de aumentar la conciencia pública sobre las minusvalías y recordar la dignidad inherente y las contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores de la tolerancia y de la diversidad de conciencia en la comunidad.

Se llama Síndrome de Down a la trisomía del cromosoma 21, una combinación natural que siempre ha formado parte de la condición humana. Existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud de aquellos que la padecen y el medio que los rodea.
El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de estimulación temprana y a la enseñanza inclusiva, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de las personas que han nacido con dicho síndrome.

dia mundial Síndrome de Down
Afecciones oculares

A nivel ocular la mayoría de los pacientes muestran alguna alteración (casi en el 70 % de los casos).

Blefaritis: Es una inflamación crónica del borde de los párpados, que provoca enrojecimiento e hinchazón palpebral por una infección secundaria (orzuelos, chalazión, etc.). Es muy tratarla para evitar las alteraciones que provoca el frotamiento ocular producido por el picor existente en la zona.

Queratocono: Es el adelgazamiento progresivo de la córnea que provoca una deformación de la misma en forma de “cono”. Su alta incidencia está relacionada con el frotamiento ocular provocado por la blefaritis. El queratocono conduce a una disminución visual que puede llevar a la invalidez, de allí la necesidad de un diagnostico precoz o el tratamiento de esta condición con métodos menos invasivos (como Crosslinking o anillos intracorneales). El trasplante de cornea se reserva para los casos más graves.

Cataratas: Son opacidades del cristalino. En función de la edad en la que aparecen existen diferentes tipos:
• Cuando aparecen de forma prematura suelen ser totales, comprometen la visión y requieren por lo general tratamiento quirúrgico.
• Si se desarrollan en la infancia o en la adolescencia son corticales o polares. En estos casos afectan levemente a la visión y no suelen necesitar cirugía hasta situaciones más avanzadas.
• Curiosamente, las personas con Síndrome de Down pueden tener una pigmentación distinta del iris, especialmente si tienen ojos claros. Se llaman manchas de Brushfield.

Miopía, hipermetropía y astigmatismo: Los defectos de refracción son más frecuentes en los niños con Síndrome de Down que en la población en general. La hipermetropía es la que tiene una incidencia mayor, seguida del astigmatismo y la miopía.

Estrabismo: Es la falta de paralelismo de los ejes visuales de manera que cada ojo mira en diferente dirección. El más frecuente en el Síndrome de Down es el estrabismo horizontal, “hacia dentro o hacia fuera”. Algunos casos pueden necesitar tratamiento quirúrgico para evitar una ambliopía u “ojo vago”. Es frecuente la asociación con hipermetropía.

Alteraciones del conducto lagrimal: son frecuentes, con secreciones y lagrimeo. Para resolver esta obstrucción hacen falta sondajes o cirugía.

Nistagmus: Es una oscilación rítmica e involuntaria de los ojos, generalmente bilateral y conjugada, es decir que afecta a los dos ojos por igual.

Es importante acudir que estos jóvenes sean revisados por un oftalmólogo lo antes posible para realizar el diagnóstico y tratamiento precoz en caso de que exista una patología ocular y asegurar el adecuado desarrollo de la visión. Las capacidades visuales de los niños con Síndrome de Down son, en general, superiores a las auditivas, y un punto de apoyo esencial para su aprendizaje.

Agradecemos al director del Instituto de la Visión, Omar  Lopez Mato por la nota

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“¿Sos mayor de 65? vacunarte contra la neumonía”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...