El asma es una enfermedad crónica debida a una inflamación de los bronquios que produce una estrechez e impide la entrada de aire a los pulmones de forma correcta. Esta puede ser causada por diversos factores como la exposición a alérgenos, agentes infecciosos o sustancias del medio ambiente que hacen que los bronquios se estrechen.

La prevalencia de esta enfermedad ha aumentado en los últimos años, probablemente en relación con el desarrollo industrial. “El incremento de la prevalencia del asma la convierte en un grave y creciente problema de salud pública mundial”, afirma el doctor Francisco Javier Álvarez, coordinador del Área de Asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

En el último informe realizado por SEPAR se indica que el asma está infradiagnosticada: se calcula que alrededor del 50% de los pacientes con asma no está diagnosticado. Además, se estima que hasta un 60-70% de los asmáticos no tienen bien controlada su enfermedad.

La prevención es la clave

No existe cura para el asma, pero la buena noticia es que los problemas asociados a ella pueden mitigarse a través del tratamiento, uno de los más costosos.

En primer lugar, debes identificar y controlar los desencadenantes, que son los que provocan la irritación de las vías respiratorias. Desde la Asociación Asmatológica Catalana se informa que los más frecuentes son los alérgenos, como los ácaros del polvo o la saliva de los animales domésticos; el polen y el heno; el moho; algunos alimentos; ciertos medicamentos, y aunque parezca extraño, las cucarachas.

Las infecciones virales, incluyendo el resfriado común y la gripe son causas frecuentes, así como el humo, los ambientadores o los perfumes, el ejercicio físico o los cambios de clima. Toma conciencia de la enfermedad y observa cómo se comporta tu cuerpo. En ocasiones los asmáticos se encuentran con una crisis sin haber notado las primeras señales de alarma, por eso la necesidad de utilizar medidores de flujo respiratorio, un aparato portátil para medir la capacidad de tus pulmones.

Haz yoga

La meditación que se practica en el yoga puede aliviar el asma en algunos pacientes. Sin embargo no hay evidencia de que otras técnicas de relajación tengan el mismo efecto. Dos estudios llevados a cabo en el departamento de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter (Reino Unido) analizaron una variedad de técnicas.
Mientras un grupo de pacientes practicaban la meditación Sahaja, el otro usaba otros tipos como la “afirmación positiva”, la visualización y la relajación muscular. La primera tiene como objetivo crear un estado mental de alerta y el grupo que lo practicaba mostró un mayor progreso.

Aprende a respirar

Las técnicas de respiración como la Buteyko tienen como objetivo reducir los síntomas al enseñar a las personas a respirar lenta y suavemente a través de la nariz en lugar de la boca, aunque esto puede resecar las vías respiratorias y hacerlas más sensibles.

Otro método conocido es el Papworth, desarrollado en el Hospital del mismo nombre y que incluye elementos de respiración diafragmática, de relajación y ejercicio. Aunque esta técnica ha sido desarrollada para ayudar a los pacientes con esta enfermedad, también se utiliza para personas con otros trastornos pulmonares.

Además, si eres de los que se levanta con mucosidad acumulada en los pulmones, puede probar la tos forzada para expulsarlos. Para realizar este ejercicio, siéntate cómodamente con los pies en el suelo. Inclina un poco la cabeza hacia adelante y a continuación respira profundamente, empujando el diafragma hacia fuera. Inhala tanto aire como sea posible y aguanta la respiración. Cuenta hasta tres, abre la boca y tose dos veces en un pañuelo de papel para expulsar la mucosidad. Repítelo todas las veces que sea necesario.

Remedios caseros

El té de jengibre es una gran alternativa para aliviar el asma de manera natural. Algunos de sus componentes tienen un efecto broncodilatador que ayuda a respirar mejor, según científicos de la Universidad de Columbia. El efecto se debe a su acción para inhibir una enzima que hace que los músculos de las vías respiratorias se contraigan y al mismo tiempo activa otra que relaja las vías respiratorias.

fuente: el confidencial

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“¿Sos mayor de 65? vacunarte contra la neumonía”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...