Más de la mitad de los personas que padecen esta enfermedad están aún sin diagnosticar.

Alrededor del 30 por ciento de las crisis por asma que son atendidas en los servicios de Urgencias precisan ingreso hospitalario y hasta el 20 por ciento de las crisis graves requieren atención en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Así lo han explicado Andrea Trisán Alonso y Beatriz Arias Arcos, responsables de la Unidad de Asma del Hospital Puerta de Hierro y del Hospital Infanta Leonor, respectivamente, durante la mesa dedicada al asma del XXIII Congreso de Neumomadrid que se ha celebrado el 11, 12 y 13 de abril. En ella,

En esta jornada de trabajo, los expertos congregados en el Congreso de Neumomadrid también han abordado cuatro temas muy relevantes sobre esta enfermedad: las alteraciones radiológicas en asma grave, la relación de la contaminación ambiental y el asma, cómo afecta la enfermedad a las mujeres y las paradojas en su manejo.

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por la existencia de síntomas respiratorios como tos, pitidos al respirar y sensación de ahogo. Se calcula que hasta un 5 por ciento de la población adulta y un 10 por ciento de los niños y adolescentes la padecen, afectando a más de 300 millones de personas en todo el mundo. En función del tipo de asma y de la cartera de servicios de cada hospital, los pacientes con esta enfermedad son atendidos por médicos de Atención Primaria, alergólogos o neumólogos.

Una patología que se diagnostica menos de lo que se debe

A pesar de que el asma es una de las enfermedades respiratorias crónicas más frecuentes (junto a la EPOC), “se diagnostica y se trata menos de lo que se debiera”, explican las dos moderadoras. Tanto es así, que hasta un 52 por ciento de pacientes asmáticos están aún sin diagnosticar.

“La sospecha clínica es fundamental como primer paso en el diagnóstico del asma, que posteriormente debe ser confirmada mediante la demostración de una obstrucción reversible y/o hiperreactividad bronquial”, explican las expertas. Para ello, es necesario realizar pruebas de función respiratoria y, posteriormente, comprobar que existe una buena respuesta clínica al tratamiento pautado. Además de las pruebas funcionales respiratorias, es muy común realizar otras de alergia que descarten sensibilizaciones a alérgenos comunes inhalados (principalmente pólenes) que puedan empeorar la clínica asmática.

La contaminación ambiental aumenta la incidencia del asma

Otro de los aspectos que se han abordado en esta mesa es la relación que tiene la contaminación ambiental con el asma. Tanto Trisán Alonso como Arias Arcos coinciden en señalar que la polución está asociada al aumento de la incidencia de esta enfermedad, según los datos existentes en la actualidad, aunque recuerdan la necesidad de seguir ahondado en la materia para establecer una vinculación más exhaustiva.

Asimismo, la jornada ha incidido en la relación que existe entre la enfermedad y las mujeres. Aunque el asma es más frecuente en varones cuando todavía son niños, han explicado las expertas, tras la pubertad, la tendencia cambia, ya que aumentan las hormonas sexuales y la enfermedad es más frecuente en ellas.

fuente: redaccion medica

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“¿Sos mayor de 65? vacunarte contra la neumonía”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...