El 12 de Noviembre se celebrará el día mundial de la lucha contra la obesidad con la finalidad de concientizar a la sociedad sobre esta enfermedad que continua en crecimiento.

La obesidad es una enfermedad, no es una elección y de ninguna manera debiera ser motivo de burla. Quienes sufren exceso de peso deben sumarle al malestar físico y emocional, muchas veces, el maltrato o la discriminación por parte de su entorno, e incluso de desconocidos, lo cual no hace más que agravar las consecuencias de esta ya, severa enfermedad.
En la actualidad, la obesidad se presenta como la patología metabólico-nutricional más frecuente, tanto en la edad adulta como en la infancia. Según la última encuesta de factores de riesgo del año 2013, en Argentina el 57,9 % de la población tiene exceso de peso, el 37,1 % tiene sobrepeso y el 20,8 % tiene obesidad.

El consumo desmedido de las llamadas “comidas rápidas”, de las bebidas azucaradas (gaseosas y jugos) y, en líneas generales, los excesos en cada elección adicionando sal, grasa y azúcar a los alimentos, tiene como resultado que la obesidad se haya convertido, según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la epidemia mundial del siglo XXI.

Problemas cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, algunos tipos de cáncer, pueden ser parte de las consecuencias de la obesidad a las que se suma, además, la disminución de la calidad de vida.

Es fundamental tomar conciencia de que cuando hablamos de exceso de peso y obesidad no referimos solamente a la edad adulta sino que, lamentablemente, la presencia de esta realidad en niños es cada vez mayor. En Argentina la prevalencia de sobrepeso en niños en edad escolar es de aproximadamente del 15% con algunas variaciones en los diferentes rangos de edad y, lo que es aún más alarmante, las cifras van creciendo año a año.

Esto representa un grave problema para la salud pública y un gran desafío para los profesionales de la salud. Por eso tener la oportunidad de concientizar a la sociedad sobre lo que está sucediendo, pudiendo comenzar a comprender la importancia de elegir las mejores opciones para combinar alimentos en nuestro hogar, incorporando el agua a nuestra mesa diaria y sumando la importancia de realizar ejercicios disfrutando del aire libre en familia, enseñando a nuestros hijos a comer de todo sin prohibiciones pero sin excesos, es parte de las responsabilidades que tenemos no sólo como médicos, quienes llevamos adelante ese trabajo, sino como padres, como maestros, como entorno.

Aprender a comer es aprender a vivir mejor, teniendo presente que la salud de los más chicos hoy marcará el futuro de nuestro país mañana.

Por la Dra. Virginia Busnelli (MN 110351), Médica especialista en Nutrición. Directora Médica de CRENYF

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“El cáncer de mama puede curarse con un diagnóstico temprano”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...