La EPOC es una enfermedad que se caracteriza por la dificultad para respirar, ocasionada por obstrucción del flujo aéreo a nivel bronquial y/o pulmonar. Se manifiesta fundamentalmente por falta de aire, tos, catarro bronquial y opresión en el pecho. Está relacionada directamente con el consumo de tabaco y es la tercera causa de muerte global por enfermedades no transmisibles luego de los trastornos cardiovasculares y cerebrovasculares.

Esta enfermedad se diagnostica mediante la espirometría, un estudio indoloro, rápido y sencillo, que permite conocer la salud pulmonar, midiendo los flujos y capacidades del pulmón, a través de un simple soplido. Se recomienda realizar este estudio a todo paciente mayor de 40 años que fuma o fue fumador. El diagnóstico precoz de la enfermedad puede mejorar notablemente la calidad de vida del paciente y detener su progreso.

Ahora bien, según los datos publicados por EPOC. AR*, el 43,5% de las personas que fueron encuestadas y sufrían de EPOC continuaban fumando al momento de la encuesta.

Hay que saber que los pacientes con EPOC necesitan dejar de fumar en forma urgente por lo tanto es el neumonólogo quien debe desempeñar un papel fundamental a la hora de dar una rápida respuesta y dirigir el tratamiento. Dejar de fumar es, sin dudas, la medida más efectiva para detener la evolución de la enfermedad y mejorar la calidad de vida.

¿Qué pasa con un paciente que tiene EPOC y fuma?

  • Hay mayor inhalación y depósito de sustancias tóxicas del humo del tabaco
  • Hay niveles más altos de monóxido de carbono en el aire espirado
  • Hay mayor grado de dependencia nicotínica
  • Se observa un mayor índice de depresión
  • Disminuye la motivación, la autoeficacia y el autoestima
  • Se observa mayor preocupación por un posible aumento de peso

Todo esto lo vuelve más dependiente y dificulta el abandono del cigarrillo.
¿Hay momentos especiales para encarar la cesación tabáquica? Si, cada consulta a un profesional sanitario y las internaciones por cualquier causa pueden ser una oportunidad. Por eso mismo se recomienda que si el paciente llega a la internación el profesional médico tome la oportunidad para intervenir y avance para lograr que deje de fumar. El tratamiento deberá continuarse luego del alta hospitalaria.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar si el paciente tiene EPOC?

  • Mejora la respuesta a broncodilatadores y corticoides inhalados
  • Reduce la incidencia de exacerbaciones agudas
  • Reduce las infecciones bronquiales
  • Recupera la autoestima y la autoeficacia
  • Reduce la mortalidad

En conclusión, será primordial la rápida respuesta del neumonólogo para intervenir a tiempo en el paciente con EPOC que aún fuma. Así una vez iniciado el tratamiento se obtendrán los resultados esperados.

*EPOC.AR es un estudio inédito hasta el momento que se presentó en diciembre de 2015 y reveló que más de 2 millones de argentinos podrían tener EPOC. Se inició en 2014 y fue organizado por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Tuvo como objetivo encuestar y realizar el estudio de la función pulmonar llamado espirometría a una muestra de ciudadanos, visitando su domicilio.

Asesoró: Dr. Daniel Buljubasich (MP8641), Vicepresidente Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“El cáncer de mama puede curarse con un diagnóstico temprano”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...