Cardiopatía 5

La panza y la muerte súbita

Un estudio realizado en Estados Unidos demuestra que existe una relación entre el tamaño de la panza y el riesgo a contraer enfermedades cardíacas.

De la redacción de Tvsana 

Un estudio realizado en Estados Unidos demuestra que existe una relación entre el tamaño de la panza y el riesgo a contraer enfermedades cardíacas.

El cuidado del físico no solamente redunda en beneficios estéticos, los cuales mucha gente valora llegado el tiempo estival. También repercute en otros aspectos más importantes y delicados del funcionamiento del organismo. Lo demuestra un estudio realizado recientemente por un equipo de científicos de Minneapolis, en los Estados Unidos, donde se destaca que tener un perímetro abdominal elevado -en criollo: tener abundante panza- es un factor de riesgo de la temida muerte súbita cardíaca, entre otros males (por ejemplo, diabetes tipo 2).

La panza abundante no es buen indicativo de una salud vigorosa, al contrario. Y reducir las medidas de esa panza no significa una mejora en la calidad de la salud, excepto -aclaran varios médicos especialistas- que se trate de personas hiperobesas con cirugía bariátrica, es decir aquellas que han sido sometidas a un conjunto de procedimientos quirúrgicos con la intensión de tratar la obesidad, buscando la disminución concreta del peso corporal. Tampoco es garantía que bajando de peso se prevengan las enfermedades cardiovasculares. Lo que si se ha podido demostrar es que si se controla la presión alta y el colesterol malo, no se fuma y se realiza alguna clase de actividad física, el riesgo de ataques cardíacos disminuye ostensiblemente: “alrededor de en un 80 %”, explican los entendidos en la materia.

El funcionamiento normal del corazón permite a los ventrículos llenarse de sangre y cuando esto sucede un impulso eléctrico provoca su contracción. Esa contracción expulsa la sangre oxigenada hacia todo el cuerpo y la que no está oxigenada hacia los pulmones. La falla del corazón que ocasiona la muerte súbita, se genera cuando sin previo aviso las señales eléctricas se vuelven rápidas y caóticas. Los ventrículos también, pero no se contraen. Y como la contracción rítmica de los ventrículos desaparece, el corazón no logra bombear la sangre al resto del cuerpo. De esta manera, el cerebro deja de recibir oxígeno y la persona pierde el conocimiento y muere en minutos.

¿Cuáles son sus síntomas? Principalmente, son tres: La pérdida de conocimiento en fracción de segundos, un dolor intenso en el pecho y un violento descenso de la presión arterial.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“El cáncer de mama puede curarse con un diagnóstico temprano”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...