X

¡Registrate Ahora!

¡Registrate gratis!
Accedé a los beneficios,
y descargá la ficha digital con:

- Guía de autoexamen
- Consejos cómo cuidarse


Por la presente autorizo a Tvcrecer S.R.L a utilizar mis datos de modo confidencial para informarme de campañas promocionales que considere de mi interés. Los datos serán incluidos en una base de datos de Tvcrecer S.R.L con domicilio en Blanco Encalada 193 of: 67 y serán tratados con absoluta confidencialidad únicamente para los fines aquí descriptos. Se me informa que podré ejercer en cualquier momento derecho de acceso y solicitar la rectificación, actualización, inclusión o supresión de los datos, mediante una comunicación escrita a Blanco Encalada 193 of: 67 o al email info@tvcrecer.com. También podré ejercer en cualquier momento el derecho de bloqueo o retiro de los datos de dicha base. Se considerará legítimo el tratamiento de los datos hasta no se reciba dicha comunicación escrita.

¿Sabías qué por pertencer a esta comunidad, contás con todos estos beneficios.?*

Para obtener mayor información comunicate al 011 47660874.

¡Registrate gratis!

Y empezá a disfrutarlos
desde este momento.

La sal, el sodio y la Hipertensión Arterial

El exceso de sal en los alimentos puede derivar en complicaciones serias, como las enfermedades cardiovasculares, las que muchas veces surgen sin presentar síntomas.

De la Redacción de TV Sana

 

La Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) y el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA), presentaron un estudio en el cual se pone de manifiesto que los argentinos consumen elevadas cantidades de sodio, más allá de la sal que se agrega en la mesa o la que se utiliza en la preparación previa de los alimentos. Y los excesos de este producto, está fuertemente vinculado con el desarrollo de la hipertensión arterial, uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y daño cerebral.

Este asunto fue central en la investigación titulada “Costumbres de un CemenSAL”, llevada a cabo por la SAHA y el CEPEA. Y allí, los médicos especialistas, arribaron a distintas conclusiones:

-El consumo de pan, galletitas, quesos, carnes procesadas, fiambres y embutidos, mayonesa, sopas/caldos, snacks y bebidas con gas, aportan unos 1900 miligramos de sodio, lo que implica 4,8 gramos de sal diarios. Sólo con estos ejemplos, e inclusive sin considerar la sal agregada, ya una persona está consumiendo la cantidad recomendada de sal por día.

-Reducir el consumo de pan y galletitas podría disminuir casi un 30 % la ingesta de sal. Un consumo saludable de pan no debería exceder unas 5 rebanadas de pan común ó 4 de pan envasado por día.

-Disminuir el consumo de snacks, fiambres y aderezos contribuye, en conjunto, a reducir el 12 % de la ingesta de sodio. La reducción del consumo de quesos implica una disminución de hasta el 5 % de la sal.

-Es poco significativa la reducción de la ingesta de sodio que se lograría cambiando el consumo de agua hacia sus versiones con bajo contenido de sodio.

-Aprender a leer las etiquetas, priorizar la elección de alimentos más saludables, reducir la cantidad y frecuencia de consumo de alimentos ricos en sodio, son medidas simples y que pueden generar un impacto significativo en la salud.

 Hipertensión Arterial (HTA)

¿La sal y el sodio son lo mismo? Aunque los términos “sal” y “sodio” suelen utilizarse indistintamente, no significan ni son exactamente lo mismo. La sal de mesa está compuesta por sodio y cloro, su nombre químico es “cloruro de sodio” y está compuesta por aproximadamente un 40% de sodio y un 60% de cloro.

Ahora, el exceso de estos componentes puede causar males mayores, relacionados con la Hipertensión Arterial (HTA). Los accidentes cerebrovasculares (ACV), las  aterosclerosis, los infartos de miocardio y otras afecciones cardiovasculares, como la insuficiencia renal y/o el deterioro cognitivo prematuro son algunas de las consecuencias que la HTA puede producir en una persona. Y como, en general, la hipertensión arterial no presenta síntomas, estas patologías pueden presentarse sin aviso previo. El diagnóstico de HTA se realiza con valores iguales o mayores a 140 mmHg de presión arterial sistólica (máxima) y/o valores mayores o iguales a 90 mmHg de presión arterial diastólica (mínima). Es importante aclarar que un valor aislado de presión arterial elevada no es sinónimo de hipertensión arterial. Se requieren dos o más registros elevados en un corto lapso de tiempo para hacer diagnóstico de esta enfermedad.

 

TV Sana agradece la colaboración de JM Oribe Comunicaciones

 

 

 

 

 

 

 

Registrate

 

También te podría interesar

Arriba