Cuando una persona sufre problemas de tiroides, en realidad nunca le preguntamos qué tipo en concreto de problema tiroideo le está afectando. Por eso, hoy vamos a descubrir las diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo. Porque hay varios matices entre tener uno u otro diagnóstico importantes.

Muchas veces hemos escuchado que tener problemas de tiroides hace que desarrolles bocio o que engordes sin motivo alguno. Esto lo vamos a ver ahora más claro con las diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo sobre las que arrojaremos luz.

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo hace referencia a la glándula tiroides y el aumento de su actividad. Como bien sabemos, la glándula de la tiroides segrega las hormonas tiroideas. Cuando esto lo hace por encima de lo que debería, nos encontramos ante un caso de hipertiroidismo.

A continuación, vamos a describir algunas de las características más importantes del hipertiroidismo y que serán muy diferentes a las que veremos cuando hablemos del hipotiroidismo:

  • El apetito va a aumentar
  • Se produce un adelgazamiento sin motivo aparente
  • Posibilidad de desarrollar bocio
  • El cabello se vuelve fino y frágil
  • Aumenta el nerviosismo y la irritabilidad
  • Existen serias dificultades para dormir
  • Se nota fatiga y debilidad con frecuencia

Aunque podamos tener alguno de estos síntomas, esto no indica que tengamos hipertiroidismo ya que pueden estar asociados a otro tipo de causas. De hecho, podemos no presentar esta sintomatología, o que esta sea muy sutil. Para salir de dudas, debemos hacernos una analítica.

¿Qué es el hipotiroidismo?

Las diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo quedarán ahora patentes cuando veamos en qué consiste este último. El hipotiroidismo, al contrario que el hipertiroidismo, consiste en una disminución de la producción de las hormonas tiroideas.

Como podremos ya empezar a deducir, van a existir diferencias en cuanto a la sintomatología que presentaba el hipertiroidismo. Pues, cuando las secreción de las hormonas tiroideas se ve reducida pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Aumento de peso inexplicable y aun comiendo poco
  • Aumento del colesterol en sangre
  • Piel y cabello muy secos
  • Problemas de depresión
  • Los periodos menstruales se vuelven irregulares
  • La frecuencia cardíaca se ve disminuida
  • Problemas de estreñimiento
  • Dolor y rigidez muscular sin motivos

Todos estos síntomas son muy diferentes a los anteriores y, de igual manera, pueden aparecer de manera sutil. Donde debemos fijarnos es en aquellos que no tienen un motivo aparente. Por ejemplo, el aumento de peso o el dolor muscular sin causa alguna.

La solución para los problemas de tiroides

Ahora que ya sabemos las diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo es necesario que sepamos que para diagnosticar cada uno de ellos se realizará un análisis de sangre. Con esto, y algún examen médico más que nos pueda aconsejar nuestro médico, sabremos qué nos está ocurriendo.

La solución para cualquiera de estos dos problemas de tiroides es tomar la hormona tiroidea por vía oral (en pastillas) todos los días. De esta manera, se regula según nos convenga. Si tenemos hipertiroidismo la hormona será para disminuir la secreción de hormonas tiroideas y si tenemos hipotiroidismo todo lo contrario.

Puede parecer que la solución sea sencilla. No obstante, dar con la cantidad adecuada para no pasarnos con la dosis o que esta se quede corta, según el caso, puede ser una tarea complicada. Porque, en algunas personas, la secreción de hormonas tiroideas varía bastante.

Problemas asociados

Aquí nos vamos a referir a otro tipo de diferencias entre hipertiroidismo y hipotiroidismo. Si no se soluciona el hipotiroidismo y esta condición se agrava, puede poner en riesgo la vida de la persona. La temperatura corporal se verá reducida, se disminuirá también la capacidad para respirar, la presión arterial bajará más de lo debido… En los casos más graves, la persona puede llegar a entrar en coma.

En los casos de hipertiroidismo no hay ninguna consecuencia realmente grave, más que un cansancio excesivo y posibilidad de aumento de la frecuencia cardíaca. Esto puede llegar a confundir el hipertiroidismo con un problema de presión arterial alta.

¿Ya conocías estas diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo? Como has podido ver, no significan lo mismo y requerirán de un tratamiento completamente diferente.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Adultos, el sexo es muy bueno a cualquier edad”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...