Aunque tanto el asma como la EPOC producen una obstrucción de las vías aéreas, ambas condiciones tienen diferencias que son determinantes para su tratamiento.

Las dificultades para respirar con normalidad (disnea), la tos y demás síntomas respiratorios pueden confundir a quienes no conocen la diferencia entre asma y EPOC. Aunque ambas enfermedades tienen características parecidas, cuentan con diferencias que son determinantes al momento de elegir un tratamiento para cada una.

Por tratarse de patologías que producen una obstrucción de la vías aéreas, no es raro observar que algunos profesionales en salud tienen dificultades para realizar un correcto diagnóstico. Por ello, es determinante que los pacientes sepan proporcionar detalles claros de sus síntomas, estilo de vida y problemas médicos.

De este modo, se puede sospechar qué tipo de daño sufren los bronquios para iniciar las pruebas pertinentes de diagnóstico y, por supuesto, adoptar las medidas terapéuticas y preventivas correctas en cada caso. ¿Cuáles son los aspectos que permiten diferenciarlas?

Diferencia entre asma y EPOC

Las enfermedades respiratorias cursan con síntomas parecidos; por este motivo, muchos desconocen la diferencia entre asma y EPOC. Aunque las dos condiciones tienen rasgos en común, su principal diferencia radica en la pérdida y recuperación de la función pulmonar, así como su respectivo proceso de inflamación de las vías áreas.

Para explicarlo de forma más clara, la diferencia es que en el caso del asma la lesión de los bronquios es reversible, mientras que en la EPOC es persistente y progresiva, sin reversibilidad.

Los asmáticos por lo general son pacientes alérgicos, cuyos síntomas pueden aparecer o empeorar de forma intermitente, ante la exposición a ciertos factores. Por su parte, los enfermos de EPOC presentan disnea todo el tiempo y tienen más riesgo de complicaciones y crisis conforme pasa el tiempo.

La prevalencia es otra de las grandes diferencias entre ambas enfermedades. La mayor parte de los casos de asma se diagnostican en niños y menores de 14 años. Por el contrario, los casos de EPOC son más frecuentes en adultos.

Factores de riesgo y etiología

Tanto en los casos de asma como en los de EPOC se han identificado algunos factores de riesgo y desencadenantes. Sin embargo, en ninguna de las dos enfermedades se ha determinado su etiología, a excepción de un pequeño grupo de pacientes con EPOC.

El consumo excesivo de tabaco es el principal factor de riesgo de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Pese a esto, no todos los fumadores desarrollan la enfermedad. El riesgo es alto tanto para los fumadores activos como para los pasivos.
Muchas causas adicionales aún no se han establecido; no obstante, se cree que la genética, la raza, la polución atmosférica, los hábitos alimentarios, entre otros, desempeñan un papel importante en su desarrollo y complicaciones.

A diferencia de la EPOC, cuyo número de casos se relaciona con el tabaquismo, el asma es una patología cuya prevalencia ha aumentado en los últimos años, sobre todo en países industrializados. Por esta razón, su desarrollo no solo se vincula a la carga genética, sino a muchos factores externos que intervienen, de alguna manera, en la salud respiratoria.

¿Es asma o EPOC?
Una prueba de espirometría permite medir la funcionalidad de los pulmones. Estos exámenes, entre otras cosas, son imprescindibles para el diagnóstico, control y pronóstico del asma y EPOC.

Pero la importancia de estas pruebas tampoco es igual en ambas condiciones. La espirometría forzada constituye la prueba funcional irremplazable para el diagnóstico de EPOC. El médico puede reunir varios factores para determinar si es asma o EPOC. Estos incluyen:

Un historial completo de tabaquismo: la mayoría de los afectados por EPOC son fumadores o lo fueron.
Edad: el asma aparece con frecuencia en la infancia, mientras que el riesgo de EPOC se eleva después de los 40 años.
Síntomas: los ataques recurrentes, sobre todo acompañados por alergias o eccema, sugieren asma. Una tos persistente con flema intensa, que empeora progresivamente, puede indicar EPOC.
Antecedentes familiares: los caracteres hereditarios son más recurrentes en los pacientes con asma.
Desarrollo de los síntomas: las personas con EPOC experimentan síntomas cuando están inactivos o en reposo, y tienden a empeorar con el tiempo, sin una causa conocida. Los ataques de asma se pueden dar por exceso de actividad física o exposición a alérgenos en el ambiente. Estos, casi siempre, ocurren de repente.
Respuesta al tratamiento: los pacientes con asma responden mejor a los efectos de los inhaladores de rescate de acción rápida que los afectados por EPOC.
El historial médico es clave para hallar la diferencia entre asma y EPOC. No obstante, en cualquiera de los dos casos no se descarta el desarrollo de otro trastorno respiratorio. Por ello es fundamental saber informar en detalle los síntomas y hacer una vigilancia de los mismos.

Referencias:

Mejor con salud: https://mejorconsalud.com

Diferencias entre el asma y la enfermedad obstructiva crónica Naberan Toña. Disponible en: https://doi.org/10.1016/S0212-6567(02)79128-2
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs315/es/
Asma. Disponible en: http://www.who.int/respiratory/asthma/es/

 

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Adultos, el sexo es muy bueno a cualquier edad”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...