Una correcta alimentación es fundamental en toda la vida para protegernos de enfermedades no transmisibles y de la malnutrición.

Las necesidades nutricionales varían en las distintas etapas de la vida y muchas veces se ven afectadas por ciertas patologías o incrementadas por diferentes situaciones biológicas como quemaduras, infecciones, etc. Por lo tanto el V.C.T (valor calórico total) es individual, y la selección de alimentos debe ser: equilibrada, completa, armónica y adecuada a cada persona para que sea perdurable en el tiempo.

La población adulta necesita macronutrientes (hidratos/proteínas/lípidos) y micronutrientes (vitaminas y minerales) en determinadas cantidades y con una calidad óptima para poder llevar a cabo sus actividades diarias, ajustando el peso en caso necesario, para evitar perdida de nutrientes que trae como consecuencia la aparición de signos clínicos que merman la capacidad para desarrollar funciones específicas y comprometen la calidad de vida.

El elevado uso de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en el estilo de vida, han llevado a un cambio en los hábitos alimentarios, se usan más  productos envasados, con alta densidad calórica, exceso de sodio, grasas trans, hidratos de carbono simples (limitar a 10% o menos del V.C.T), conservantes y colorantes entre otros. Con esto nos olvidamos del uso de los alimentos que la naturaleza brinda (frutas y verduras frescas, cereales, etc.) que además son una excelente fuente de fibra natural (20 a 35 gr por día).

No olvidemos acompañar la alimentación con actividad física,  ya que es importante no solo para la prevención de enfermedades cardiovasculares, diabetes, sobrepeso, hipertensión etc., sino también en lo referido a la salud mental y autoestima. Debemos elegir una actividad placentera, ya sea grupal o individual que pueda gratificarnos y divertirnos (correr, nadar, bailar, saltar, juegos de kinetic, etc.).

Es importante que el cuerpo permanezca hidratado, para permitir que se produzcan reacciones químicas vitales, que los nutrientes se transporten a los órganos y tejidos, para mantener la temperatura corporal, para eliminar desechos, etc. Constantemente se pierde líquido, aun sin darse cuenta, por eso es necesario reponerlo. Si se hace ejercicio se debe beber una mayor cantidad y nada mejor que el agua (mínimo 2 litros por día).

Recordemos también evitar el consumo excesivo de sal (menos de 5gr/día), así se evitaran episodios de hipertensión y sus consecuencias. Un alimento cuanto más procesado mayor cantidad de sodio posee.

 

TAN SOLO 10 CONSEJOS A TENER EN CUENTA:

  1. No olvides desayunar.
  2. Cambia fritos por otra forma de cocción (asado/grillado/horno/).
  3. Fracciona la alimentación en varias comidas al día, evitaras el picoteo como así comer excesivamente en la próxima comida.
  4. Reemplaza lácteos enteros por descremados.
  5. Sustituí grasas trans (margarina) por aceite o queso untable.
  6. Agrega fibra en tus comidas (frutas, verduras, salvado).
  7. Modifica hábitos sedentarios, usa escaleras en vez de ascensor, camina o bájate algunas paradas antes de llegar, si estas muchas horas tras un escritorio parate y camina 5 minutos a su alrededor.
  8. Incluye 150 minutos de actividad física en tu semana.
  9. Lleva contigo botellas de agua para tener a mano y poder recargar (podes poner limón, canela, jengibre)
  10. Nunca dejes de recordar comer con moderación, que sea un momento placentero, masticar lentamente para que a nuestro cerebro le pueda llegar la señal de saciedad en tiempo y forma, así evitaras comer en exceso.

Marcela Inés Romero

Lic. en Nutrición

MN 2047

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Adultos, el sexo es muy bueno a cualquier edad”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...